Isílnaren - Rol medieval fantástico
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarseWikiaPersonaje

Comparte | 
 

 Tirwal 1 (Astrid)

Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
AutorMensaje
Astrid Fólkvangr
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Krons
RoLCoins 1000192
Mensajes : 346

MensajeTema: Re: Tirwal 1 (Astrid)   Miér Mar 11, 2015 12:04 am

Me quede muy abrumada por unos instantes después de que sucediera aquello tan repentino. Un hombre, un tal Manzini estaba fuera del establecimiento, gritando y vociferando que quería que fuéramos entregadas por los sacerdotes, ante él. El sacerdote respondió con gran intensidad, diciendo que no traicionaría a la familia de Bea, lo cual me sorprendió en demasía y no pude evitar esbozar una breve sonrisa. La lealtad que tenía aquel hombre p0or la familia de Bea, era excelente, y admirable.

- Sí, tenemos que ayudarlo. No podemos dejar que el hagan daño. Ya han matado o alguien antes, como dijo el muchacho joven –le respondí yo a Bea. Teníamos que ayudarles, teníamos que luchar.

No sabía cuántos debían ser los hombres de Manzini, pero debían ser bastantes si realmente estaban dispuestos a pelear y habían marchado desde la lejanía hasta que lugar, para buscarnos. No creí que solo fueran a enviar a unos pocos par hacerse con nosotros, debían ser suficientemente astutos como para traer una fuerza pequeña pero suficiente me como para asegurarse de que podían llevarnos con ellos sin que tuvieran ninguna oposición.

- Pero será mejor que actuemos con agudeza. No nos lancemos directamente, bueno… hazlo tu si quieres –reí un momento-. Salgamos por alguna puerta trasera, rodeemos el templo y ataquemos pro sorpresa, solo así podremos ayudarles. Y si encontramos alguna forma alternativa de atacarles para acabar con todos ellos de una, mejor.

Así pues pregunte a uno de los sacerdotes del templo, para que me indicaran sobre alguna salida que nos condujera al exterior. Teníamos que buscar alguna forma de salir, y desde fuera, ayudar. Era mejor eso a quedarnos allí dentro y obligar a los sacerdotes a entablar una pelea en el interior del templo. Sería mucho más difícil, y morirían muchos más. Por cierto, me había sorprendido enormemente por aquel hombre del campo que nos había sacado y devuelto hasta la estancia donde habíamos estado anteriormente, con Chevalier.

Nos dirigió uno de ellos hasta una trampilla que abrió. Esta conducía a un túnel excavado y de la forma apropiada., rodeado por madera para que pudiéramos salir hasta el exterior. Había algunas antorchas ahí abajo en aquel pequeño pero suficientemente grande túnel como para que las dos cupiésemos. Yo tenía dos armas, dos dagas con las cuales podría actuar lo suficientemente rápido una vez entablara combate contra aquellos hombres de Manzini.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.isilnaren.net
Bea R. Frei
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Krons -
RoLCoins 132
Mensajes : 220
Edad : 25
Localización : Un programa del FBI, la CIA y los Illuminati llamado Teruel.exe. Si me estás viendo, los SWAT tocarán tu puerta en 5 segundos. No debiste ejecutar ese archivo.

MensajeTema: Re: Tirwal 1 (Astrid)   Miér Mar 11, 2015 12:35 am

Anduvimos por aquel estrecho y agobiante túnel durante un buen rato. No debía de estar muy profundo, pues oímos los primeros gritos del fragor de la batalla. Gritos de dolor y algún hechizo de rayos que era lanzado.

-¡Vaya, hay una fiesta de las que me gustan ahí arriba y nosotras aquí!- dije para desdramatizar la situación. Seguimos caminando un rato más hasta que llegamos a una escalera de palos y otra trampilla. Subimos la escala y salimos por ahí. Ya en el exterior, vimos que no estábamos muy lejos del templo, pero sí en una parte algo escondida del pueblo, tras una cabaña de madera. Me asombró el hecho de que los pueblerinos no salieran a defender su templo, quizá por temor a represalias por parte de los militares, pues había oído que los líderes despiadados hacían violaban a las mujeres y a las niñas, muchas veces mientras obligaban a los hombres de su familia a mirar, antes de ser torturados y asesinados cruelmente. “Ya se entenderán con La Madre” murmuré. Ambas nos asomamos sin dejar que nos viesen. Vimos que eran algo más de cincuenta soldados de los Manzini contra los poco más de veinte sacerdotes que luchaban valientemente para defender su hogar y el de la Madre lanzando conjuros, tirando pociones explosivas y peleando con las pocas espadas que tenían guardadas. Cuando vimos que ninguno de los soldados que asediaban el templo miraba hacia nuestra posición, corrimos para escondernos tras la estatua de piedra de la perrita Paulojaalin que había en el centro de la plaza del mercado.

-Bien, Astrid. Siento mucho haberte metido en este sitio, de verdad. Pero hay que salvar a los sacerdotes. El problema es que sólo tú tienes magia y mi transformación me pondría en clara desventaja. Hay que hacer algo, y ya. Se me ocurre que despistes a los soldados, y yo me llevaré a mi tío hacia el interior del templo para que no pueda huir.


Sí, verdugo de la Facción Austral. Ejecuto gente a un módico precio. Tarifas especiales para el Estado.
Quiero tener el valor para decir adiós, Y el dolor de estar sin ti la piel me quemará.
If Pa killed Ma / Who'd kill Pa? / Marwood.
Selección de frases célebres:
 

http://es.isilnaren.wikia.com/wiki/Paulojaalin <-- El mejor personaje histórico de Isílnaren xD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://rincondelaika.blogspot.com.es
Astrid Fólkvangr
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Krons
RoLCoins 1000192
Mensajes : 346

MensajeTema: Re: Tirwal 1 (Astrid)   Miér Mar 11, 2015 12:44 am

- Ahora verás –dije directamente.

Pero antes De que Bea terminar de hablar, yo ya estaba decidida por hacer algo. Y no era exactamente una maravillosa idea, era la callase de idea bruta que me venía en mente de tanto en tanto. Tal vez podría funcionar, y tal vez no, y podríamos qudear muy vulnerables. Sentí mucho por Bea meterla en esa situación, pues de que funcionara aquello que tenía en mente, dependía la vida de Bea. Me levante, justo detrás de la estatua de la perrita, como había estado anteriormente, y empecé a empujar la parte superior de la estatua. Más bien, la estatua n sí que estaba sobre el soporte esa madera. La empuje con todas mis fuerzas, todo cuanto pude, hasta tener el rostro completamente rojo del esfuerzo que estaba llevando a cabo.

Me costó una barbaridad, pero conseguí empujarla lo suficiente. Luego, cayo del sostendeor de la estatua, y esta empezó a rodar por el suelo justo en dirección a la mayor parte de los soldados de Manzini. Sonreí, satisfecha, si aquello resultaba, estaría más que complacida. Luego dirigí una leve vista a Bea, tenía mideo de que el hecho de haber tirado aquella estatua, le resultara molesto o un acto de deshonra al recuerdo de la pobre perrita. Pero era la única forma más eficaz y rápida que teníamos de acabar con varios de aquellos, y además de distraerlos. Luego, me lance yo a la batalla, en cuanto la estatua estuvo suficientemente cerca de ellos. La pidera les pilló desprevenidos y cayó encima de ellos, aplastando a unos cuantos de los soldados de Manzini. Fue un espectáculo desgarrador, pues la sangre mancho el suelo, las pardees tal templo y las proximidades. Todavía qudeaban varios soldados del tío de Bea, pero había ya bastantes muertos, lo cual ya era un punto a nuestro favor. Entonces trate de atraer la atención, para que Bea pudiera meter a su tío dentro del templo y de ese modo le impdeiría escapar.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.isilnaren.net
Bea R. Frei
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Krons -
RoLCoins 132
Mensajes : 220
Edad : 25
Localización : Un programa del FBI, la CIA y los Illuminati llamado Teruel.exe. Si me estás viendo, los SWAT tocarán tu puerta en 5 segundos. No debiste ejecutar ese archivo.

MensajeTema: Re: Tirwal 1 (Astrid)   Miér Mar 11, 2015 1:11 am

Aprovechando el revuelo y los destrozos que provocaron la caída de la estatua de la pobre Paulojaalin, me las arreglé para introducirme en el templo sin poder evitar herir a algún soldado que osó acercarse demasiado para agarrarme. Conseguí llegar al edificio. Como una especie de intuición, me dirigí a la capilla. Abrí la pesada puerta de madera y entré. En aquella estancia estaban los típicos bancos con reclinatorio de madera y la estatua de La Madre. Lo único que hacía distinto a ese lugar era un pequeño sarcófago de piedra, a uno de los lados de La Madre, como si Ella protegiera a su huésped. Según la tradición austral, esa era la tumba de la pequeña Paulojaalin, la perrita cuya estatua había tirado Astrid para matar a varios soldados de una sentada y que le daba el nombre a la aldea. Ya había estado varias veces en aquella capilla, pero aquella vez era distinta. Sentía que algo especial iba a pasar. No había venido a alojarme antes de una ejecución, si no a buscar respuestas sobre mi pasado. Apreté más fuerte los dedos de mi mano izquierda contra el mango de mi hacha. Oí cómo alguien abría la puerta lentamente.

Era mi tío, aunque no sabía si era correcto llamarle así. Me miró despectivamente, cosa que no me sorprendió pues la fama de los Manzini de odiar todo lo que no fuera humano era conocida, y él sabía lo que era yo y cómo fui concebida.

-Vaya, así que la hija de la puta de mi hermana sigue viva y encima resulta que aparte de verdugo es una cochina ladrona. Creo que tienes algo que me pertenece –dijo haciendo un gesto con la mano para que le devolviera el puñal, a lo que hice un gesto de negación con la cabeza.

-No me da la gana. Me lo vais a tener que arrancar de mis manos frías de cadáver. Schwein. –dije con una media sonrisa.

-De acuerdo. Entonces quizá no os mate hasta que toda mi tropa os haya follado. Seguro que tenéis práctica, siendo vuestra madre lo que es… ¡En guardia!- dijo mientras desenvainaba su espada y corría hacia mí. Agarré fuerte el hacha. Tenía un plan en mente, pero no sabía si funcionaría…


Sí, verdugo de la Facción Austral. Ejecuto gente a un módico precio. Tarifas especiales para el Estado.
Quiero tener el valor para decir adiós, Y el dolor de estar sin ti la piel me quemará.
If Pa killed Ma / Who'd kill Pa? / Marwood.
Selección de frases célebres:
 

http://es.isilnaren.wikia.com/wiki/Paulojaalin <-- El mejor personaje histórico de Isílnaren xD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://rincondelaika.blogspot.com.es
Astrid Fólkvangr
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Krons
RoLCoins 1000192
Mensajes : 346

MensajeTema: Re: Tirwal 1 (Astrid)   Jue Mar 12, 2015 8:59 pm

Mientras Bea hacia aquello que ya tenia en mente desde antes de que yo tirara abajo aquella estatua, yo saque mis dagas y me dispuse a pelear con todo aquel soldado que perteneciera a las ordenes de aquel hombre de nombre extraño, el tío de Bea. Clave mi daga en el cuello de uno, que soltó un gran grito. Otro me insulto en una lengua que no comprendí, y estuvimos durante un alargo rato peleando, intercambiando sonidos metálicos por nuestras armas. Por fin desvié con una daga su espada, y clave la otra en su hombro. Este cayó dolorido al suelo entre sollozos, y aproveche par clavare liarías veces la daga en el pecho. Luego me enfrente a dos mas. Pude ver como tres sacerdotes salían del templo y se disponían a pelar. Eran tres sacerdotes realmente grandes y musculosos, y no los había llegado a ver durante la cena, por lo cual me sorprendió verlos allí en aquel momento.

- Vaya, nunca viene mal un poco de ayuda -les dije, nada mas se acercaron.

Aquellos parecían tener menos dificultades que yo a la hora deo alear, y de hecho utilizaban un largo bastón de madera para repartir buenos golpes a los enemigos. Espere aoque Bea estuviera bien y estuviera enfrentándose de la forma mas apropiada en el interior del templo, que no tuviera ningún problema. Y tenia la esperanza de que si ella llegaba a estar mal, me lo haría saber la madre, para que yo pudiera marchar en su ayuda en el caso de que lo necesitara.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.isilnaren.net
Bea R. Frei
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Krons -
RoLCoins 132
Mensajes : 220
Edad : 25
Localización : Un programa del FBI, la CIA y los Illuminati llamado Teruel.exe. Si me estás viendo, los SWAT tocarán tu puerta en 5 segundos. No debiste ejecutar ese archivo.

MensajeTema: Re: Tirwal 1 (Astrid)   Miér Mar 25, 2015 1:29 am

Sir Fabiano se lanzó contra mí, pero tuve tiempo de rechazar su ataque con mi hacha. Nunca había sido una brillante luchadora, pues mi entrenamiento nunca había ido en la dirección de la defensa personal, si no en el de impartir justicia en el cadalso. Así que por una vez confiaría en mi intuición. Así que a cada ataque suyo ponía mi arma en medio para desviarlo y que no me diese a mí. Lamentaba no tener un escudo para protegerme de los golpes. Mi rival consiguió empujarme casi hasta el fondo de la capilla, donde estaba la imagen de la Madre en un retablo al lado de la tumba de Paulojaalin. Esta iba a ser una de las pocas veces que realmente temería por mi vida. Vi la espada de Fabiano Manzini viajar directa a mi corazón. Apreté mis puños fuertemente contra el mango del hacha y cerré los ojos mientras rezaba a la Madre.

Sentí un extraño calor en mis manos, y cómo se extendía hacia el filo de mi hacha. Intenté abrir los ojos, pero no pude pues cuando lo intentaba una extraña luz me los dañaba. Sentía cómo el aire caliente me acariciaba la cara mientras sentía cómo golpeaba carne con mi arma y oía gritos de dolor, como los de una persona cuando arde en la hoguera. Me estaba empezando a marear a causa del calor y de una extraña sensación de pérdida de energía. Cuando paró aquel fuego, pude abrir los ojos, sólo para ver un pedazo de carne chamuscada dentro de una armadura, el que hasta hacía unos instantes había sido Sir Fabiano Manzini. Caí de rodillas, presa del agotamiento y rodeada del desagradable hedor a cadáver pasado por las llamas. Estaba realmente cansada y ese olor me hacía sentir náuseas. Caí al suelo, desmayada. Casi sin tener conciencia de lo que había sucedido.


Sí, verdugo de la Facción Austral. Ejecuto gente a un módico precio. Tarifas especiales para el Estado.
Quiero tener el valor para decir adiós, Y el dolor de estar sin ti la piel me quemará.
If Pa killed Ma / Who'd kill Pa? / Marwood.
Selección de frases célebres:
 

http://es.isilnaren.wikia.com/wiki/Paulojaalin <-- El mejor personaje histórico de Isílnaren xD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://rincondelaika.blogspot.com.es
Astrid Fólkvangr
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Krons
RoLCoins 1000192
Mensajes : 346

MensajeTema: Re: Tirwal 1 (Astrid)   Vie Mar 27, 2015 9:18 am

Los sacerdotes más fornidos habían estado mostrando sus habilidades de combate, que no eran escasas. Luchaban de forma brutal, sin demasiada experiencia, pero tal vez tomaban de la fe en La Madre aquella brutalidad con la que rápidamente eliminaron a las fuerzas de aquel tal Fabiano. Astrid estaba peleando como podía, justo mezclándose entre el fragor de la batalla. Utilizaba sus dos dagas para repartir ataques rápidos, breves pero letales. Uno de los soldados de Fabiano se le acercó, después de atravesar el pecho de uno de los sacerdotes, que cayó de rodillas al suelo con una última mirada de espanto. Astrid lo observó por un momento, y luego se alejó un metro, tomando una distancia prudencial.

- No te salvarás, puta -le dijo el soldado. Llevaba una enorme espada que tomaba con ambas manos. Tenía también un escudo, pero estaba colgado sobre su espalda, y cubría prácticamente toda esta. Astrid pudo ver también que tenía una vaina tomada al ceñido cinturón que tenía sobre su cintura; así se percató de que no tenía tan solo la mandoble, sino también una espada mucho más pequeña. No bastaría solo con desarmarlo. Estaba cubierto de sangre, sangre de otros sacerdotes, y sus ojos parecían estar en cualquier otra parte, salvo allí-.  ¿Crees que podrás escapar? Luchando con ese par de hojitas. Eres demasiado inocente. ¿Y crees que no sé quién eres? -soltó una carcajada, y de un salto se situó justo delante de Astrid. Ella trató de alejarse un poco más, con una daga en lo alto, y la otra un poco más abajo, precavida-. La Madre te dotó de esa inmortalidad que tanto hemos ansiado nosotros los humanos… Siempre la he buscado, y te odio, y te envidio. Ojalá derramando tu sangre pudiera obtener la misma inmortalidad que tú posees.

- Derramando mi sangre ni siquiera irás al Metsaylín. De hecho, creo que estás condenado, y ni siquiera podrás ir de todos modos -le espetó ella, con desprecio. El odio se dibujaba en su rostro con la mayor claridad.

El hombre no aguantó aquellas palabras, y después de dejar escapar un gran grito de furia, entabló combate contra ella. Astrid ni siquiera trató de evitar los golpes con sus dagas; los evadía dando un salto hacia un lado, u otro. De utilizar sus dagas para defenderse, claramente no podría hacer nada contra semejante espada. Hizo una finta repentina , y situándose detrás de él, le clavó ambas dagas sobre la espalda. Luego dio un salto hacia atrás, volviendo a situarse en una distancia prudencial. Solo había atravesado el escudo del guerrero, hasta el punto de causarle un leve rasguño sobre la carne de su espalda; Nada que pudiera detenerlo. Él soltó una risotada y se giró hacia ella, volviendo a intentar atacarla. Por un momento sí que se vio obligada a detener su mandoble juntando ambas dagas. Así empujó el mandoble, que por su propio peso hizo que el guerrero se moviera un poco, y ese fue exactamente el momento perfecto para atacarlo. Astrid sin piedad alguna, atravesó su pecho varias veces con sus dagas. Dos, tres, cuatro… Hasta cerca de diez veces apuñaló al individuo, de cuyo pecho empezó a manar sangre en cantidad. Astrid, volvió a alejarse de él, situándose a unos metros.

- Nos encontraremos algún día  -le dijo él-. Y entonces, te arrepentirás de no haberte dejado matar.

- Descuida.  -Respondió ella, con recelo.

Astrid estaba agotada, y aunque habría querido sentarse en alguna roca y descansar, dejando que los sacerdotes fornidos se ocuparan del resto de los guerreros, algo le vino a la mente de inmediato…

Bea ”.

Rápidamente avanzó entre los pocos guerreros que todavía aguantaban peleando contra los sacerdotes fornidos, y fue hasta el portón del templo, que estaba abierto. Se adentró en el templo, buscando por alguna parte a Bea, hasta encontrarla. Más allá, un poco más lejos de ella, había una armadura, que despedía un fuerte olor a quemado. En su interior, solo había poco más que trozos de carne quemada; parecía prácticamente carbón. Astrid se acercó a Bea, y la tomó en brazos, y subiendo las escaleras del templo, avanzó hasta una de las habitaciones libres. Entró abriendo la puerta de una patada, y reposó a Bea sobre una cama que estaba algo deshecha. Los sacerdotes tenían bajo control la situación ya, y nada más corrió la voz entre los escasos guerreros que aguantaban, de que Fabiano había muerto, se rindieron ante los sacerdotes, dejando caer sus armas. Astrid esperaría entonces junto a Bea, que estaba inconsciente, a que alguno de los sacerdotes fuera y pudiera sanarla. Astrid sabía sanar, más estaba demasiado cansada para hacerlo, siquiera para intentarlo.

- Aguanta Bea, por favor…  -dijo en un leve murmullo, casi inaudible.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.isilnaren.net
Bea R. Frei
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Krons -
RoLCoins 132
Mensajes : 220
Edad : 25
Localización : Un programa del FBI, la CIA y los Illuminati llamado Teruel.exe. Si me estás viendo, los SWAT tocarán tu puerta en 5 segundos. No debiste ejecutar ese archivo.

MensajeTema: Re: Tirwal 1 (Astrid)   Vie Mar 27, 2015 1:04 pm

Sentí que alguien me tocaba el hombro, lo que hizo que recuperara un poco la consciencia perdida. Oía murmullos que no era capaz de entender a mi alrededor, y me molestaban mucho. Me sentía aletargada y cansada, deseosa de seguir durmiendo un poco más en aquella cama, que aunque no era la más blandita de Isílnaren, era muy cómoda y confortable. Era como si algo o alguien hubiese absorbido mi energía y necesitara una buena siestecita. Los murmullos continuaban, querían despertarme, arrancarme de aquella agradable estancia en el mundo onírico con el que nos había obsequiado la Madre a las criaturas vivientes para que no muriésemos de agotamiento y nos recreáramos en maravillosos sueños en paz. Oí la voz de un hombre intentando despertarme. En mi ensoñamiento debí pensar que se trataba de Marwood, mi padre, que intentaba levantarme para un nuevo día de entrenamiento.

-¡Papá, déjame dormir cinco minutos más!- gruñí a la vez que me giraba bruscamente en la cama para intentar dormir de lado sin que me molestara la luz que empezaba a pasar por la piel de mis párpados. Pero no obtuve respuesta, sólo unas carcajadas. Así que abrí los ojos y vi a Astrid y a algunos sacerdotes, ellos con jirones en sus túnicas. Miré alrededor de mí. Estaba en una pequeña y sencilla habitación, una de las del templo. No recordaba nada de cómo había llegado hasta allí. Lo último que recordaba era la capilla y el cadáver achicharrado de Sir Fabiano. Al menos habían tenido el detalle de recoger mi hacha y dejarla sobre la mesilla de noche.

-¿Cómo rayos he llegado aquí?- dije rascándome la cabeza. Me sentía adormecida y confundida ante tal situación.


Sí, verdugo de la Facción Austral. Ejecuto gente a un módico precio. Tarifas especiales para el Estado.
Quiero tener el valor para decir adiós, Y el dolor de estar sin ti la piel me quemará.
If Pa killed Ma / Who'd kill Pa? / Marwood.
Selección de frases célebres:
 

http://es.isilnaren.wikia.com/wiki/Paulojaalin <-- El mejor personaje histórico de Isílnaren xD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://rincondelaika.blogspot.com.es
Astrid Fólkvangr
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Krons
RoLCoins 1000192
Mensajes : 346

MensajeTema: Re: Tirwal 1 (Astrid)   Lun Abr 06, 2015 6:44 pm

Astrid comprendió que era de lo más normal que hubiera reaccionado de aquella forma. De repente se había encontrado a sí misma en una habitación y probablemente no recordaría absolutamente nada de lo que había sucedido momentos antes. Ella se esforzó porque Bea la viera a ella , y no nada más como la primera cosa después de despertar. Seguramente sería más agradable eso, que encontrarse de cada con uno de los sacerdotes, que no eran especialmente agraciados.

Bea –dijo Astrid con entusiasmo, al ver que abría sus ojos. Esbozó una sonrisa, sin darse cuenta de su propia alegría–. ¿Cómo estás? Ya ha pasado todo –le dijo, con una voz amable y suave ,tratando de relajarla y hacerle saber que todo había salido bien–. Todo está bien. Lo has hecho muy bien.

Y era cierto que Astrid estaba realmente contenta con la actuación que había llevado a cabo Bea contra Fabiano. Los sacerdotes habían podido acabar con todos y cada uno de los individuos que habían estado al servicio de Fabiano.. En vida.

Deberías dejar que descanse –dijo un hombre, uno de los sacerdotes, que justo acababa de entrar en la habitación donde había estado descansando Bea. Astrid lo miró con recelo, y aunque agradecía los cuidados que estaban dando a su compañera, no deseaba que la molestaran ellos. Sabia que su presencia, la de ella, podía tranquilizar a Bea mucho más de lo que podría tranquilizarla la presencia de cualquier desconocido, aunque se tratara de un sacerdote–. Bea ha sufrido daños físicos.

Soy consciente de ello –respondió Astrid–. Pero está bien aquí conmigo. Te lo aseguro.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.isilnaren.net
Bea R. Frei
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Krons -
RoLCoins 132
Mensajes : 220
Edad : 25
Localización : Un programa del FBI, la CIA y los Illuminati llamado Teruel.exe. Si me estás viendo, los SWAT tocarán tu puerta en 5 segundos. No debiste ejecutar ese archivo.

MensajeTema: Re: Tirwal 1 (Astrid)   Lun Abr 06, 2015 11:41 pm

El sacerdote accedió a dejarnos solas en aquella habitación a regañadientes.

-La verdad es que me siento algo confusa.- dije mientras me incorporaba lentamente en la cama con ayuda de los brazos para sentarme y cruzaba las piernas bajo las mantas.- Es como cuando te duermes en una carreta mientras ésta viaja y despiertas en otro lugar pero en tu mente aún aparece el lugar donde te has quedado dormida. Pero en mi caso sólo recuerdo ese extraño fuego y la peste a cadáver quemándose que me ahogaba en náuseas. Sé que fui yo quien lo provocó y mi última sensación fue que me absorbía la energía vital.

Sentía un golpe en la cabeza, así que me llevé una mano ahí para notar que me habían puesto un vendaje. Dolía como si tuviese un moratón en la frente. Gruñí algo molesta por aquella lesión. Tenía mil y una dudas, múltiples preguntas que explotaban en mi cabeza, pero no sabía bien cómo comenzar a liberarlas por mi boca sin asustar a mi interlocutora, aunque también temía que no supiera responderme con claridad todas y cada una de ellas. Ahora sí que me fastidiaba que me hubiesen despertado, con lo tranquila que estaba durmiendo en aquel humilde lecho de madera y mantas. Procesé tranquilamente toda aquella información en mi cerebro.

-¿Cómo… cómo hice eso? Ya sabes, el fuego aquél. Es lo último que recuerdo ver antes de quedarme inconsciente.- dije lentamente, a la máxima velocidad que me permitía mi cabeza sin resultar dolorida por mi propio tono de voz.


Sí, verdugo de la Facción Austral. Ejecuto gente a un módico precio. Tarifas especiales para el Estado.
Quiero tener el valor para decir adiós, Y el dolor de estar sin ti la piel me quemará.
If Pa killed Ma / Who'd kill Pa? / Marwood.
Selección de frases célebres:
 

http://es.isilnaren.wikia.com/wiki/Paulojaalin <-- El mejor personaje histórico de Isílnaren xD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://rincondelaika.blogspot.com.es
Astrid Fólkvangr
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Krons
RoLCoins 1000192
Mensajes : 346

MensajeTema: Re: Tirwal 1 (Astrid)   Mar Abr 07, 2015 5:33 pm

No lo sé, Bea –le respondió ella, refiriéndose a la última pregunta que le dio, sobre cómo había conseguido alzar aquel fuego intenso mediante el cual había acabado con Fabiano–. Yo no estaba allí cuando sucedió. Tal vez debería preguntarle a alguno de los sacerdotes, que quizás pueda darte una respuesta en condiciones. Por mi parte… desconozco muchas cosas todavía, pese a mi edad.

Se sintió tremendamente vieja, diciendo aquellas palabras. Pero era la verdad. No podía ayudar a Bea, no iba a mentir le entonces, haciéndole creer que sí podía. Bajó la cabeza levemente, y luego la levantó, dedicándole a Bea una amable sonrisa.

Estás a salvo, eso es lo que importa, y has podido terminar con ese estúpido, Fabiano, ¿verdad? –le dijo con tranquilidad–. Tienes aún cosas que averiguar, pero por lo que veo, muchas de las cosas que ya sabes, han sido muchas de las que no habrías imaginado antes. Preguntas sin respuesta, cuya respuesta poco a poco irás sabiendo responder. Tan solo unos días más siguiendo con este asunto, y conocerás la totalidad de la verdad, incluida la verdad sobre esa hacha tuya.

“Y luego tendré mucho que contar a La Madre” pensó, pero no lo dijo. Al fin y al cabo era la cronista, y tenía que tomar nota de los acontecimientos que iban sucediendo en el mundo. Bea escondía alguna de las intenciones de La Madre, era la prueba irrefutable de que La Madre había depositado su confianza en algún momento, en Bea, en su madre, y había compartido su destino con ella. Astrid no pudo evitar bostezar; todavía no había pegado ojo, no había conseguido descansar lo más mínimo, y hacía tiempo que no dormía bien y en condiciones. De hecho, la última ocasión en la que de verdad habría podido descansar, casi la habían intentado asesinar, por lo que tampoco tenía mucho entusiasmo con dormir.

Deberíais iros –dijo un sacerdote, que entró de repente en la habitación. Colocó una mano sobre el hombro izquierdo de Astrid–. Vienen más personas, gente aliada de Fabiano. No sería apropiado que os mantuvierais aquí. A lo mejor podríamos evitar más muertes de los nuestros si n estuvierais. Ya habéis causado bastante revuelo.

Cálmese, cálmese… –respondió Astrid, mirándolo de reojo. Era un hombre alto, gordo y arrugado, uno de los más ancianos del templo–. Sí que ha durado poco su hospitalidad.

Es normal que dure poco, cuando por ella han muerto tantos –espetó él.

Astrid no dijo nada más. Se puso en pie –había estado levemente agachada justo al lado de Bea–, y se acercó al sacerdote. Le hizo una señal para que se marchara de la habitación, y al ver que el sacerdote no se movía, lo empujó, sacándolo de la habitación, y tras eso, cerrando la puerta. Luego volvió a acercarse a Bea.

¿Necesitas tomar algo? Debes recuperarte, descansar –continuó hablando con ella–. Tendremos que irnos. Estás débil, no podríamos pelear si vinieran más aliados de Fabiano, aunque el propio Fabiano ya esté muerto.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.isilnaren.net
Bea R. Frei
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Krons -
RoLCoins 132
Mensajes : 220
Edad : 25
Localización : Un programa del FBI, la CIA y los Illuminati llamado Teruel.exe. Si me estás viendo, los SWAT tocarán tu puerta en 5 segundos. No debiste ejecutar ese archivo.

MensajeTema: Re: Tirwal 1 (Astrid)   Mar Abr 07, 2015 5:57 pm

No me sentí molesta tras la respuesta de Astrid a mi pregunta, pero al oír que venían más hombres de Fabiano me quedé callada durante unos segundos.

-No, no debemos entretenernos con nimiedades. Lo que nos debe importar en estos momentos es partir hacia Dauralesia, y cuanto antes.

Me levanté cuidadosamente de la cama, cogí mi hacha con una mano y rodeé el cuello de Astrid con el brazo libre. No me sentía capaz de volver a luchar, así que entendí que debíamos fugarnos de aquel lugar. En cuanto abrimos la puerta, apareció el hermano Beshid (el que había cocinado los zarajos de nuestra última cena) cargando con unos fardos en los brazos. Nos los tendió, indicando que dos de ellos eran túnicas de sacerdote con barbas postizas cosidas en las capuchas y que las usáramos para huir. El otro fardo era un paquete con queso para el viaje. Nos pusimos los hábitos sobre la ropa (no pude evitar reír un poco al ver nuestras pintas con aquellas barbas), cogí el paquete con el queso con la misma mano que el hacha y seguimos a aquel buen hombre.

Nos sacó del edificio por la puerta de la cocina, pero no nos llevó a los establos, si no a un cercano huerto de árboles frutales que había tras el cementerio del templo, cuyos arbóreos habitantes ya expedían el aroma de los frutos que La Madre les daría a los humildes sacerdotes a través de ellos. Allí nos esperaban unos cuantos hermanos más, que se habían encargado de atar a Morrut a la silla de la yegua de Astrid debido a mi débil estado. Me ayudaron a montar y a acomodar mi hacha en mi espalda. El baúl con la daga y las Lágrimas de La Madre ya estaban en las alforjas.

-Siento no haberos podido ayudar más en vuestro viaje.- dijo el hermano Chevalier.- Que La Madre os proteja y que su mano os ayude a deshacer todo este lío.


Sí, verdugo de la Facción Austral. Ejecuto gente a un módico precio. Tarifas especiales para el Estado.
Quiero tener el valor para decir adiós, Y el dolor de estar sin ti la piel me quemará.
If Pa killed Ma / Who'd kill Pa? / Marwood.
Selección de frases célebres:
 

http://es.isilnaren.wikia.com/wiki/Paulojaalin <-- El mejor personaje histórico de Isílnaren xD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://rincondelaika.blogspot.com.es
Astrid Fólkvangr
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Krons
RoLCoins 1000192
Mensajes : 346

MensajeTema: Re: Tirwal 1 (Astrid)   Miér Abr 08, 2015 12:04 pm

Astrid le acarició la barba postiza a Bea, en cuanto se la puso, y no pudo evitar esbozar una sonrisa. La situación, pese al origen macabro del que proviniera, era de lo más cómica. Para pasar desapercibidas, tenían que marchar con aquella indumentaria, y una barba que tal vez de lejos podría engañar. Aunque ella era consciente de que si alguien las veía de algo más de cerca, fácilmente se percataría de que no era una barba real.

De acuerdo, marcharemos rápido de aquí –dijo Astrid, finalmente, una vez estuvieron ambas montadas sobre sus caballos–. No podemos rezagarnos demasiado. Te sienta extrañamente bien la barba, por cierto. –Bromeó, para relajar un poco el ambiente.

Marcharon, cabalgando en dirección a Dauralesia. Aquel día fue un poco más generoso con ellas, y se mostró despejado y sin nubes. El viento soplaba con una brisa suave y fresca. Astrid estuvo callada durante un largo tiempo durante el trayecto, sin decir lo más mínimo. Miraba de tanto en tanto a Bea, por si esta necesitaba ayuda o si se cansaba, o si tenía algún inconveniente; al fin y al cabo todavía no había sanado y estaba agotada y herida. Sin fuerzas. Astrid en cambio se sentía enérgica, sentía como cuando alguien lograba conseguir un descanso reparador. Supuso que tal vez sería por la adrenalina que le habría subido después del combate.

Falta bastante para llegar a Dauralesia, ¿eh? –comentó Astrid–. Aunque una vez allí, estaremos de lo más bien. Me han dicho que esa ciudad es de un esplendor inigualable. Que es un lugar hermoso y con una gran cultura y movimiento.

Era lo que había oído hablar a Astrid. Pero precisamente por ese esplendor del que tanto habían hablado, no se había pasado por esa ciudad. Pues el esplendor, hacía que Astrid no tuviera motivos por los que ir. Ella estaba para ayudar, era el cometido que La Madre le había dado.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.isilnaren.net
Bea R. Frei
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Krons -
RoLCoins 132
Mensajes : 220
Edad : 25
Localización : Un programa del FBI, la CIA y los Illuminati llamado Teruel.exe. Si me estás viendo, los SWAT tocarán tu puerta en 5 segundos. No debiste ejecutar ese archivo.

MensajeTema: Re: Tirwal 1 (Astrid)   Miér Abr 08, 2015 1:23 pm

Pasé un largo rato callada, dormitando bajo aquel caluroso hábito y procurando mantenerme sujeta a mi caballo. Aún me sentía cansada, pero me iba recuperando poco a poco de aquella especie de poder mágico que había invocado. La barba postiza ya empezaba a picarme, pero no me la quitaría por seguridad hasta que llegásemos a Dauralesia. Allí nos alojaríamos en una posada que yo ya conocía.

-Dices una gran verdad sobre esa ciudad. Yo la conozco un poco debido a que por mi trabajo me ha tocado viajar allí para ejecutar, y es espléndida. Y puedes comprar prácticamente lo que desees, legal o ilegal, pues al ser una ciudad portuaria está rebosante de mercaderes.

Tras unas cuantas horas cabalgando, divisamos un pequeño claro, perfecto para descansar un poco. Descendimos de los caballos y los soltamos para que pastaran un poco. Según el mapa que tenía en mi cabeza, debíamos de estar cruzando el Bosque de Iverdal por el lado contrario a donde está Tirwal, o sea, estábamos en la costa este de la península. Como yo estaba muy cansada para transformarme e ir a cazar algunos conejos, saqué un pequeño cuchillo de las alforjas de Morrut para cortar el queso que el hermano Beshid nos había dado durante nuestra huída de Paulojaalin. Lamentaba no haber podido quedarme para ayudar en la defensa del templo. Ambas nos sentamos sobre una manta que extendimos sobre la hierba, nos quitamos las capuchas y las barbas postizas y comimos el queso en slencio. Era un queso de vaca, curado y algo fuerte, pero me gustaba mucho. En otros templos tenían la costumbre de vender productos manufacturados por los propios sacerdotes para tener unos ingresos extra, pero el de Paulojaalin estaba poco habitado así que podían sobrevivir con lo que ellos mismos hacían crecer en su huerto y su corral.

-Cuando acabemos con mi abuelo… eh… Herr Manzini…-despegué mis labios para algo más que para comer por primera vez en un largo rato. –Quisiera volver a Paulojaalin, para ver qué ha sido de los buenos hermanos. Si La Madre me lo permite, claro.


Sí, verdugo de la Facción Austral. Ejecuto gente a un módico precio. Tarifas especiales para el Estado.
Quiero tener el valor para decir adiós, Y el dolor de estar sin ti la piel me quemará.
If Pa killed Ma / Who'd kill Pa? / Marwood.
Selección de frases célebres:
 

http://es.isilnaren.wikia.com/wiki/Paulojaalin <-- El mejor personaje histórico de Isílnaren xD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://rincondelaika.blogspot.com.es
Astrid Fólkvangr
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Krons
RoLCoins 1000192
Mensajes : 346

MensajeTema: Re: Tirwal 1 (Astrid)   Dom Jun 28, 2015 8:14 pm

Después de aquello, le pedí la realización de una especie de mutuo acuerdo. Considere que lo mejor por el momento, era tomar un descanso. Tal vez un mes de diferencia, antes de proseguir con el asunto, para poder descansar, recuperar fuerzas y prepararnos para continuar con la aventura que habíamos estado llevando acabo desde tiempo atrás. Bea me habia mirado con perplejidad., estaba claro que a ella le habría encantado seguir de inmediato, sin esperar, sin aguardar más tiempo. Al fin y al cabo aquella especie de “aventura” era la misión principal en su vida, aquello que llevaba tiempo queriendo hacer. Queriendo descubrir todas y cada una de las respuestas que durante tanto tiempo habia estado buscando, y ahora que por fin se habia introducido en la trama de la cuestión, y podría responder a todas sus cuestiones, yo justo le habia pedido que nos tomáramos un tiempo de relajación y meditación. Pero lo consideraba necesario, porque además, necesitaba redactar y escribir todo lo que habia sucedido. Era necesario, era lo que La Madre quería y que yo hiciera, la razón por la cual me habia dotado de inmortalidad. Tras explicarle aquello, comprendió que eran mis deseos per también los de la madre, y ella, tan consciente como yo, no negaría jamás los deseos de la madre. Así pues acepto y marcho ella sola hasta la ciudad que como nombre tenía el de aquella pobre criatura, el animal que habia muerto y del cual habían realizado una gran estatua en su honor, y colocado el nombre de este animal a la ciudad.

El viaje que mantuve hacia el norte, fue intenso. Si, marche al norte y con un único motivo. Allí se hallaba uno de los escasos inmortales que en aquel tiempo quedaban todavía. Uno de esos inmortales que estaba dotado de un inmenso conocimiento, al cual yo necesitaba consultar para poder llegar a la comprensión de algunos asuntos. Llevaba tiempo teniéndolo como un objetivo a largo plazo, pero se habia aplazado demasiado debido a la ayuda y contribución que estaba yo dándole a Bea en su asunto. Después de hablar con aquel inmortal, al cual tarde tres semanas en localizar, conseguí despejar varias de mis importantes dudas. Así pues, retome mi camino hacia el sur, esperando que Bea continuase en aquella ciudad a la que se habia marchado después de mi partida. En la ciudad del perro muerto. Y así fue, me comentaron las personas de aquella ciudad, que Bea continuaba allí. Y no eran pocas las personas que conocían a Bea.

A ver… –pensé en voz alta, mientras me acercaba a una de las posadas de la ciudad, la más grande y conocida, que estaba en una parte bastante céntrica de la ciudad–. Debería estar aquí, Bea…

Entre en el establecimiento y busque con la mirada. No habia mas que borrachos, algunos animales sueltos que parecían no pertenecer a nadie y moverse de aquí para allá en total libertad dentro del local, y más borrachos por el otro lado. Y entre ellos, en una mesa en soledad, una muchacha. Era Bea. Estaba leyendo y sosteniendo sobre sus manos un libro que parecía ser bastante antiguo. No quise invadirla en su momento de concentración personal, así que me acerque levemente y aguarde a que se percatara de mi presencia. Teniendo en cuenta que, aunque fuera verdugo, era una especie de guerrera también, supuse que no tardaría en darse cuenta de que estaba yo a su lado, y que la estaba observando. ¿Quién sería incapaz de notar eso?


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.isilnaren.net
Bea R. Frei
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Krons -
RoLCoins 132
Mensajes : 220
Edad : 25
Localización : Un programa del FBI, la CIA y los Illuminati llamado Teruel.exe. Si me estás viendo, los SWAT tocarán tu puerta en 5 segundos. No debiste ejecutar ese archivo.

MensajeTema: Re: Tirwal 1 (Astrid)   Miér Jul 22, 2015 11:53 pm

Cuando regresé a Paulojaalin, me encontré con que el templo había sufrido apenas desperfectos, pero varios de aquellos buenos monjes (a algunos los conocía desde niña) habían fallecido en el asalto.

Estuve por espacio de un mes residiendo en este pueblo en el que según la leyenda había fallecido y reposaba uno de los pocos animales que había sobrevivido a la Catástrofe. Gracias a los amables hermanos del templo, tuve una cama a cambio de que les ayudara en diversas tareas, sobre todo en aquellas referentes a salir del edificio, cosa que ellos preferían evitar. También les ayudé a arreglar los pocos estropicios y a enterrar a sus muertos en el sencillo cementerio de la parte trasera.

A ellos no les importaba que cogiera algún libro de su modesta en aspecto aunque esplendorosa literariamente biblioteca o que saliera de vez en cuando a la taberna. De hecho, entendían que yo no estaba allí para hacer vida monacal como ellos.  Pero también me dieron buenos consejos de cocina o de cuidado de caballos mientras les ayudaba. Muchos de ellos habían sido antiguos verdugos, así que en cierto modo se sentían reflejados en mí.

Un día, cuando acabé mis tareas salí a la posada que había justo al lado de la estatua de Paulojaalin que había en la plaza central. De hecho, la posada se llamaba “Pau” en honor a la perrita, y mostraba en su cartel un perro blanco y negro con una presa entre los dientes. Entré y me senté en una de las mesas, mientras una de las camareras me servía el zumo de bayas locales que siempre le pedía. Apoyado en la barra había un bardo, que cantaba así:

”Al partir, un beso y una flor,
Un te quiero, una caricia y un adiós.
Es ligero equipaje para tan largo viaje
Las penas pesan en el corazón”


Salvo aquel bardo, el resto eran borrachos y alguna que otra gallina cloqueando y picoteando el suelo. Abrí el libro que me había prestado uno de los hermanos. Trataba de una familia que se instaló en una barraca y a de la que querían echarles los vecinos, y leía la escena en la que tres de los labradores se juegan una cena a base de beber aguardiente. Al rato se me cansó la vista, así que alcé la vista y vi a una mujer muy alta con el cabello blanco. “Astrid”, pensé. Le hice una seña con la mano a modo de saludo y de invitación a sentarse conmigo.


Sí, verdugo de la Facción Austral. Ejecuto gente a un módico precio. Tarifas especiales para el Estado.
Quiero tener el valor para decir adiós, Y el dolor de estar sin ti la piel me quemará.
If Pa killed Ma / Who'd kill Pa? / Marwood.
Selección de frases célebres:
 

http://es.isilnaren.wikia.com/wiki/Paulojaalin <-- El mejor personaje histórico de Isílnaren xD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://rincondelaika.blogspot.com.es
Isilnaren
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Krons 1000
RoLCoins 61
Mensajes : 53

MensajeTema: Re: Tirwal 1 (Astrid)   Sáb Ago 15, 2015 4:28 pm

Mas repentinamente aparecieron un grupo de guerreros fornidos, con amplias armaduras negruzcas. Uno de ellos llevaba una bandera de pequeñas dimensiones colgada de su hombro izquierdo: una bandera con el símbolo de una araña y en el centro una X. Ellos se acercaron al tabernero, y uno de ellos lo golpeo con fuerza, tirándolo al suelo.

“Incautos borrachos, debéis responder ante la marca negra” dijo una voz grave, de ultratumba.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Astrid Fólkvangr
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Krons
RoLCoins 1000192
Mensajes : 346

MensajeTema: Re: Tirwal 1 (Astrid)   Sáb Ago 22, 2015 8:44 pm

Astrid se acerco a su ahora amiga Bea. Se sentó a su lado, con la intención de charlar, de conversar de diversos temas sin la menor preocupación. Habían estado trabajando duro juntas para resolver el puzzle que suponían los acontecimientos que habían rodeado a la vida de Bea y su familia. Astrid continuaba viendo aquella historia como algo apasionante, y una de las mayores razones por las cuales la ayudaba, era ese motivo: era interesante. Y lo que Astrid buscaba en su inmortalidad era todo aquello que pudiera suscitarle cierto interés y gracias a este le permitiera evadirse de la eternidad, un concepto que tan grabado estaba en su vida que en ocasiones el tiempo pasaba sin que se diera cuenta, y no hacia prácticamente nada en ese tiempo. Al cabo de un rato, entraron unos extraños individuos en la estancia, llevaban un estandarte con una cruz de color negro, que parecía incluso mas negro de lo que el color podía resultar. Cuando Astrid observo aquella marca, sintió algo muy desagradable, y sintió como si la marca la llamara como si se tratara de un vórtice atrayendo a los barcos para su hundimiento inevitable.

“Quienes son estos?” pregunto ella en voz baja, dirigiendo estas palabras a Bea. Seguía desarmada, y no sabia muy bien como actuar. Había estado tan centrada en el asunto de Bea, que había olvidado actualizarse de los acontecimientos del resto del mundo. “No se quien podría osar privar de la paz de este ambiente en este momento” dijo finalmente.

Esperaba que Bea supiera algo, lo mas mínimo. Al fin y al cabo quien habitaba aquellas tierras era ella, y no Astrid, quien se ocupaba de reunir datos del mundo.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.isilnaren.net
Bea R. Frei
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Krons -
RoLCoins 132
Mensajes : 220
Edad : 25
Localización : Un programa del FBI, la CIA y los Illuminati llamado Teruel.exe. Si me estás viendo, los SWAT tocarán tu puerta en 5 segundos. No debiste ejecutar ese archivo.

MensajeTema: Re: Tirwal 1 (Astrid)   Sáb Ago 22, 2015 11:34 pm

Me quedé absorta mirando la araña de la bandera de aquel tipo que daba voces. Sí, desgraciadamente me sonaban aquellos indeseables. Mi padre había ejecutado a algunos de esos, pero desgraciadamente se reproducían como los ratones.

-Es la banda de los Hijos de la Araña, unos bandidos de por aquí.- respondí susurrando a Astrid.- Son unos hijos de puta que se dedican a robar todo lo que pueden y violarían a la mismísima Madre si se les pusiera por medio. El tiparraco enorme de la bandera es su líder, Bartemius Kramer. Un bestia sin límites. Ten mucho cuidado.

El tabernero cayó al suelo, y Kramer se giró hacia nuestro rincón. Caminó hacia nuestro lugar con aquella brutalidad de la que siempre había oído y con una sonrisa asquerosa en sus labios. Cogí fuertemente la jarra que tenía justo delante mía, por si acaso. No valía la pena delatarles mi condición de verdugo.

-Vaya, dos hermosas damiselas en este pueblucho de mierda.- dijo. Quizá seáis lo único valioso que haya por aquí. –de repente reparó en mí.- Vaya, pero si tienes los mismos ojos que ese puerco de verdugo que ejecutó a Kreutz, mi subordinado predilecto.

-Quizá lo único que valores sea tu polla, pedazo de anormal. Quizá debamos cortárosla a ti y a todos los de tu maldita banda, lo malo es que no las querrían ni los perros. Así que no valdría la pena hacerlo.

-¿Qué has dicho, pedazo de zorra?

-Du bist ein arschloch*.- le repliqué en la lengua de los bosques.- Para que lo entiendas mejor. – Acto seguido me levanté, le dí un buen golpe en la cabeza con el vaso y me giré a Astrid.- ¿Tienes algún mensaje que darles? Creo que les encantará escucharlo.- dije riendo.

*Eres un gilipollas.


Sí, verdugo de la Facción Austral. Ejecuto gente a un módico precio. Tarifas especiales para el Estado.
Quiero tener el valor para decir adiós, Y el dolor de estar sin ti la piel me quemará.
If Pa killed Ma / Who'd kill Pa? / Marwood.
Selección de frases célebres:
 

http://es.isilnaren.wikia.com/wiki/Paulojaalin <-- El mejor personaje histórico de Isílnaren xD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://rincondelaika.blogspot.com.es
Astrid Fólkvangr
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Krons
RoLCoins 1000192
Mensajes : 346

MensajeTema: Re: Tirwal 1 (Astrid)   Dom Ago 23, 2015 4:50 pm

-Bueno, si no son mas que un montón de bandidos estúpidos no creo que tengamos inconveniente alguno -comento Astrid. Confiaba en que ellas dos, junto con la ayuda de algunos del poblado si esto fuera necesario, podrían echarlos de allí si las cosas se ponían feas.

En cuanto el hombre hablo, le hizo saber a Astrid que había sido el padre de su compañera, Bea, quien había ejecutado a uno de sus subordinados. El hombre parecía estar muy disgustado por aquello, y se mofaba en todo momento del poblado. “Violarían a la mismísima madre si pudieran”, recordó las palabras de Bea.

-Bueno, si lo ejecuto seguro que fue por una buena razón -interfirió Astrid, en defensa de Bea. Repentinamente Bea le dijo unas palabras que ofendieron en demasía al hombre, que no respondió con mas “suavidad” que aquella con la que le había hablado Bea. Bea le reventó un vaso en la cabeza, y el hombre quedo algo mareado, antes de llevar su mano a una espada cuya hoja tenia grandes dimensiones.

-Hija de perra… -pronuncio el hombre.

-Con ese lenguaje rara vez una mujer te hará el mas mínimo caso! -menciono Astrid, mientras cogía una silla y la rompía, quedándose con una de sus patas-. Ah! Claro, tu corazón solo era para ese sucio subordinado.


El individuo se acerco de mal modo hacia Astrid, tratando de golpearla con su espada. Astrid esquivo los golpes, y muchos los bloqueo con la pata de aquella silla. “Si que es buen material” pensó al comprobar que la pata aguantaba la espada sin problemas. Luego golpeo al hombre en los testículos con aquella pata de madera, y el hombre soltó un grito pronunciando unas palabras de ira en un idioma que ni Bea ni Astrid comprendieron.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.isilnaren.net
Bea R. Frei
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Krons -
RoLCoins 132
Mensajes : 220
Edad : 25
Localización : Un programa del FBI, la CIA y los Illuminati llamado Teruel.exe. Si me estás viendo, los SWAT tocarán tu puerta en 5 segundos. No debiste ejecutar ese archivo.

MensajeTema: Re: Tirwal 1 (Astrid)   Dom Ago 23, 2015 11:06 pm

-¡Ni con esas palabras ni con esa cara! ¡Y a ver qué le has dicho a mi amiga, pedazo de tarugo! – añadí a lo dicho por Astrid mientras tres de los Hijos de la Araña me rodeaban. Iba caminando hacia atrás levemente mientras iba esquivando espadazos de aquellos rufianes. Era lógico que tras un mes viviendo en Paulojaalin conociera medianamente bien aquella taberna. Dentro de mi cabeza, sabía lo que hacía.

Sus compañeros estaban distraídos intentando apalear a los clientes de la taberna, pero estos últimos se defendían envalentonados por el hecho de que Astrid y yo le habíamos roto un vaso en la cabeza y golpeado en los testículos a Bartemius Kramer. Sentí una oleada de calor en la parte baja de la espalda, lo que indicaba que mi plan estaba funcionando. No quería derrotarlos con el hacha como un verdugo. Seguía teniendo a los tres tipos ansiando atraparme.

Giré rápidamente y cogí un caldero que había en la chimenea calentándose. Tendría que ser muy rápida para que no me inmovilizaran y para no quemarme. Derramé rápidamente el guiso de su interior en las caras de aquellos tres tipejos, que chillaron de dolor en cuanto el alimento les golpeó las faces. Con aquel movimiento cayó el cazo que servía para remover la comida, que empuñé como si fuera una espada, y mientras mis contrincantes estaban encogidos de dolor les golpeé en la cabeza con toda mi fuerza para dejarlos atontados.

Cuando los derroté, miré a mi alrededor, y parecía que los cinco o seis sujetos que quedaban de los Hijos de la Araña habían caído derrotados a manos de los habitantes de Paulojaalin, salvo Kramer, que seguía luchando contra Astrid. Me puse a la espalda de Kramer y le di un fuerte golpe con el cazo para dejarlo tonto.

-¡No me seas egoísta, Astrid! ¡Deja a este hombre bailar conmigo también!- dije riendo.


Sí, verdugo de la Facción Austral. Ejecuto gente a un módico precio. Tarifas especiales para el Estado.
Quiero tener el valor para decir adiós, Y el dolor de estar sin ti la piel me quemará.
If Pa killed Ma / Who'd kill Pa? / Marwood.
Selección de frases célebres:
 

http://es.isilnaren.wikia.com/wiki/Paulojaalin <-- El mejor personaje histórico de Isílnaren xD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://rincondelaika.blogspot.com.es
Astrid Fólkvangr
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Krons
RoLCoins 1000192
Mensajes : 346

MensajeTema: Re: Tirwal 1 (Astrid)   Lun Ago 24, 2015 1:06 am

–Todo tuyo –dijo Astrid finalmente, y dejo que ella se ocupara nuevamente del individuo. Astrid se alejo un poco y desde una distancia prudencial, observo la situación.

No quedaba mas que kramer luchando contra Bea, era el único que había aguantado. El resto había sido derrotado entre las dos muchachas y los habitantes del poblado. Poco quedaba entonces por hacer, aunque aquel era un hombre duro de roer y posiblemente le costaría a Bea. Aunque ella pareció estar segura de sus movimientos, y saber pelear sin problemas contra aquel hombre. La gente la animaba, soltaba grandes gritos de ánimos, y Astrid pensó en ayudarla únicamente si se daba el caso de que la cosa se le complicaba mas de lo esperado. Pero por el momento, parecía que la muchacha podía ocuparse sin problemas de aquel hombre.

–Animo Bea! Tu puedes! –gritaba Astrid.

Y Bea continuaba peleando con gran énfasis y habilidad. La destreza era notable, y mas de uno se sorprendía. Mas de uno que conocía el trabajo de la querida Bea, y por esa misma razón no esperaban por asomo que tuviera tal destreza combatiendo.

–Deberías morir, perra –gritaba kramer furioso. Si era derrotado, no solo perdería la vida, sino que además moriría sin orgullo, sin dignidad. Para el morir a manos de una mujer, debía ser lo mas espantoso que pudiera sucederle.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.isilnaren.net
Bea R. Frei
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Krons -
RoLCoins 132
Mensajes : 220
Edad : 25
Localización : Un programa del FBI, la CIA y los Illuminati llamado Teruel.exe. Si me estás viendo, los SWAT tocarán tu puerta en 5 segundos. No debiste ejecutar ese archivo.

MensajeTema: Re: Tirwal 1 (Astrid)   Lun Ago 24, 2015 4:23 pm

Seguí luchando contra aquel bribón mientras sentía que todos en la taberna me observaban y daban gritos de ánimo. Me sentía como un personaje de una novela cómica, con mi cazo a modo de espada mientras Kramer llevaba aquel espadón que a duras penas conseguía esquivar, una suerte de pequeño héroe luchando contra el gran dragón que custodia a la princesa. No había sido entrenada para matar así, y de hecho no quería matarlo, sólo inutilizarlo. Si lo mataba, podría perder mi trabajo como mínimo.

-Encuentro muy lógico que si vas llamando “hija de perra” a todas las mujeres no te quieran.

Ambos andábamos en círculos en el espacio que nos dejaban los espectadores de la improvisada pelea, mirándonos fijamente para intentar adivinar el siguiente movimiento del contrario. Él hizo varias intentonas que esquivé de milagro, y yo intenté llegar varias veces a su cabeza con el pequeño instrumento de cocina, pero él lo conseguía esquivar. Estaba empezando a sudar del esfuerzo, y poco a poco me conseguía empujar a la chimenea.

En uno de mis intentos de defensa, consiguió golpear el cazo de tal manera que salió volando de mis manos. Maldita sea, me había quedado sin una manera de defenderme. Ahora sí que conseguía arrastrarme a la chimenea, así que en un pensamiento rápido cogí una de las maderas ardientes. En aquel momento no pensaba en el dolor, pero mi vida iba primero. Como buenamente pude, le lancé el leño a la cara, única parte del cuerpo que tenía desprotegida. En cuanto le tocó el rostro, gritó de dolor y se dobló. En ese momento, fui consciente de que me había quemado la mano. La tenía roja y me dolía bastante. Pero ya me curaría.

-Debe de resultar humillante para ti que mi padre matase a tu subordinado y que yo te haya ganado en una taberna. Dejo tu vida y la de tus secuaces a manos de este pueblo al que habéis ofendido.


Sí, verdugo de la Facción Austral. Ejecuto gente a un módico precio. Tarifas especiales para el Estado.
Quiero tener el valor para decir adiós, Y el dolor de estar sin ti la piel me quemará.
If Pa killed Ma / Who'd kill Pa? / Marwood.
Selección de frases célebres:
 

http://es.isilnaren.wikia.com/wiki/Paulojaalin <-- El mejor personaje histórico de Isílnaren xD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://rincondelaika.blogspot.com.es
Astrid Fólkvangr
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Krons
RoLCoins 1000192
Mensajes : 346

MensajeTema: Re: Tirwal 1 (Astrid)   Lun Ago 24, 2015 9:50 pm

Rápidamente pareció que los habitantes estuvieran realmente ansiosos de realizar su labor mas vengativa. Se abalanzaron sobre el individuo y lo empezaron a golpear con todo aquello que hallaron a su disposición. Sillas, mesas inclusive. Y hasta el tabernero tomo con su mano una botella, la rompió golpeándola contra una mesa y empezó a clavar sus cristales en el cráneo del individuo. La sangre comenzó a fluir, y los gritos del hombre se hicieron muy notables en la taberna. Fuera, la gente observaba dirección a las ventanas de la taberna sin poder siquiera imaginar lo que estaría sucediendo en el interior. Muchos entraron, y en cuanto vieron a kramer se unieron a la pelea. Una pelea que mas que pelea resultaba un castigo: todos lo golpeaban, y el no podía ni defenderse. Un castigo merecido.

-Que ser tan patético -comento Astrid a Bea, y se alejo observando la escena-. A veces me pregunto si de verdad esta bien que la gente sea tan excesivamente violenta… pero tienen sus razones. Es un pueblo ofendido, y obviamente, obrara en cuanto tenga oportunidad, en consecuencia. La venganza siempre es algo tan dulce que seria injusto privar a quien se lo merece de ello, no crees?

Astrid esperaba que su compañera pensara lo mismo, y bueno, lo cierto es que dedicando su vida a ser verdugo lo cierto es que seria muy extraño que no pensara del mismo modo. Al fin y al cabo la muchacha se dedicaba a propinar el castigo y en cierto modo venganza pero por mano ajena a todo aquel que se lo merecía.

-Vámonos de aquí, quieres? No quiero contemplar mas este espectáculo. Aunque lo merezca, no suelo soportar bien la violencia. Y creo que el castigo bien merecido ya ha caído sobre el y no tenemos mas que hacer aquí -comento finalmente Astrid. Se le estaba comenzando a revolver el estomago-. Marchémonos, tenemos que continuar con nuestra travesía o continuar con nuestras labores. Dichoso el encuentro que decidimos tener en esta taberna, aunque ha sido apropiada nuestra presencia para que los abatiéramos, pero… por Aïdín, yo solo quería relajarme un poco y conversar contigo! No hay lugar donde podamos encontrar tranquilidad alguna?!


Última edición por Astrid Fólkvangr el Mar Ago 25, 2015 8:39 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.isilnaren.net
Isilnaren
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Krons 1000
RoLCoins 61
Mensajes : 53

MensajeTema: Re: Tirwal 1 (Astrid)   Mar Ago 25, 2015 5:38 am

Tras el incidente , ambas se marcharon de aquella taberna. Y lo que hallaron fuera no fue mas que una importante tormenta que comenzaba a cubrir los cielos. El frio se estaba volviendo muy intenso y las primeras gotas de un diluvio estaban empezando a caer. Una de ellas toco la nariz de Astrid, quien volvió la vista al cielo y esbozo una amplia sonrisa de alegría. Sin duda alguna, a ella le agradaba la lluvia; sentía que esta era capaz de limpiar cualquier lugar con sus aguas.

-Jóvenes! -las llamo la voz de un muchacho. Este era bastante alto, corpulento y tomaba una enorme hacha con su mano derecha-. Jóvenes muchachas! Tenéis pinta de viajeras.

-Si, algo así somos -respondió Astrid. Desconocía completamente al individuo, pero no pensó que tuviera aspecto de ser un hombre desagradable. Es mas, tenia cara de bonachón.

-Necesito marcharme de este lugar, a donde sea. Quiero irme lejos y no volver, ver mundo y explorar -dijo casi con desesperación-. Haré lo que haga falta. Puedo conseguiros caballos, comida, lo que queráis! Pero por favor, por la madre Aïdín, quiero marcharme de aquí.

Sorprendió a Astrid la desesperación con la que hablaba el chico. Parecía que de verdad le resultara exageradamente necesario marcharse de allí cuanto antes, y que permanecer no le causara mas que mal y desdicha.

-Bueno, si mi compañera no se opone, no tengo realmente un inconveniente con ello -respondió finalmente Astrid-. Pero debes saber que lo mas seguro es que vayamos a matar Trolls, y que estos te aplasten con sus pies de piedra.

-Que? -pregunto el muchacho, perplejo.

-Nada, solo estaba bromeando -soltó una risotada-. Lo único que te pediría, es que no resultaras un lastre para nuestro trayecto. Tenemos cosas que hacer, y un destino que cumplir, y no podemos tomarnos el lujo de atender la marcha lenta de un peso innecesario.

-Vaya, eso ha sonado bastante duro -hizo saber el muchacho-. No seré un lastre, haré lo que pueda por no serlo y no ser mas que de vuestra ayuda. Además -alzo su hacha-, soy bueno peleando, os puedo proteger.

-Si hubieras visto a mi compañera pelear momentos antes, dudarías sobre tus capacidades -dijo Astrid, y rió.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Tirwal 1 (Astrid)   

Volver arriba Ir abajo
 
Tirwal 1 (Astrid)
Volver arriba 
Página 4 de 5.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Isílnaren - Rol medieval fantástico :: ~Facción austral ~ :: Bosque Iverdal-
Cambiar a: