Isílnaren - Rol medieval fantástico
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarseWikiaPersonaje

Comparte | 
 

 Un paseo hasta la guarnición

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Invitado
Invitado



MensajeTema: Un paseo hasta la guarnición   Mar Ene 13, 2015 11:28 pm

Después de pelearse con el intendente para conseguir provisiones, caballos y un uniforme más oscuro que ese azul tan aburrido, el y su escolta salieron, casi una hora después por la puerta de la fortaleza. Habían decidido ir rectos hacia el sur, hasta los valles y luego seguir las carreteras principales, un camino más largo pero rápido, puesto que no tendrían que preocuparse de caer montaña abajo y los caballos podrían cabalgar.

Ademas, sus dudas sobre acampar resultaron ser infundadas. No necesito aprender a encender una hoguera con viento, puesto que podía encenderla de un chasquido, ni tenia que aprender a pescar, puesto que con un poco de practica podía elevar un chorro de agua con pez incluido, cosa que pareció hacer que sus guardias se abrieran más, al parecer lo consideraban útil, no un mero paquete que llevar del punto A al B.

Necesitaron dos días para bajar las empinadas montañas, y se les fue todo el tercero desatascando un carro del fango a cambio de una generosa racion de carne seca que les fue de perlas a sus menguadas provisiones. Recuperaron el tiempo cabalgando a galope tendido el cuarto y quinto día y consiguieron dormir en una cama la quinta noche, cortesía de un hombre de Soledad de Thuren con una obsesiva fijación en que Geralt entrenara su hijo, que al parecer era "bueno en absolutamente nada". El peliblanco se limito a decir de manera amable como tajante que el dominio de la voluntad era un don muy raro y le recomendó que se ofreciera como ayudante de algún mercader sin hijos, cosa que pareció gustar tanto a padre como a hijo.

Los tres días siguientes fueron agotadores, sus escoltas forzaron un paso exageradamente duro, que agoto tanto a los caballos como a Geralt, poco acostumbrado al esfuerzo físico.

¿Se puede saber que pasa? Pregunto la noche del tercer día de carrera, mientras calmaba a los caballos, que echaban espuma del cansancio.

¿Oyes eso? Le dijo uno de los guerreros, el más alto

Lobos, tienen hambre y bajan de las montañas en busca de presas

Son los mismos lobos que la noche anterior, y la otra... Eso era malo, muy malo, una cosa era enfrentarse a un par de lobos, a un par de bandidos, ¿pero una manada entera?

Tengo una idea casi los apuñala cuando le hicieron esa mirada de superioridad, como si su idea no pudiera ser mejor que huir de una manada de animales que cazaban cansando a la presa...

Gastaron todo el noveno dia en subir una montaña cercana, la más escarpada que encontraron, con un camino que serpenteaba por la cara sur de la montaña y que acababa en una cueva, siendo un callejón sin salida que por suerte no tenia un oso como inquilino. Luego empezaron a acumular piedras en el sendero, y cuando los lobos subieron por la noche, sabiendo que no tenian escapatoria, las dejaron caer, desatando una oleada de aullidos y gemidos de dolor mientras eran chafados por la avalancha artificial. No volvieron a ser molestados durante el resto del viaje y ademas, todos tenían ahora una capa nueva.

Después de más de diez días de viaje, por fin pudieron ver la estructura de piedra y madera que debía ser la guarnición, cosa que le confirmaron sus compañeros, de manera que arreglandose como pudo la capa y el uniforme, se acerco a los guaridas de la puerta y les pidió que fueran a buscar al tal William, mientras buscaba el papel que lo acreditaba como recluta.
Volver arriba Ir abajo
Mithöldir Víðárson
Nuevo/a en Isílnaren
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Puntos :
0 / 1000 / 100

♕Krons : 3100000
⚔Nivel : 10
Mensajes : 94
RoLCoins RoLCoins : 2147483647
Fecha de inscripción : 20/12/2014

Ficha del personaje
Raza: Humano

MensajeTema: Re: Un paseo hasta la guarnición   Lun Ene 19, 2015 1:28 pm

William era un hombre grande, raudo. Había sido bien entrenado durante prácticamente todos y cada uno de sus años de vida. Había sido entrenado para lo que hoy día ejercía, en la guarnición. El lugar donde ahora residía, era una guarnición defensiva que protegía a los mercaderes que durante aquellas épocas marchaban de un lado a otro, y en casos de necesidad, guardaban sus mercaderías en la propia guarnición al amparo de los soldados de la facción. Al fin y al cabo la facción del norte era conocida por tener gran cantidad de bandidos, más por tierra que por mar, al contrario de la facción austral, la cual si sufría asaltos era más comúnmente por mar.

Así pues Mitholdir años atrás había dispuesto distintas guarniciones por la facción en situaciones estratégicas de modo que pudieran significar una ventaja para la facción en distintos aspectos. Uno de ellos era como posicionamiento estratégico en el caso de que un inmortal avanzara más de la cuenta, o de que una tropa enemiga penetrara en las tierras del norte. Y otro, motivo por el cual la guarnición a la que el brujo Geralt marchaba fue fundada, era proteger las pocas rutas comerciales que se mantenían en el norte de la franja. Estas debían ser cuidadas, pues no había muchas: las más comunes eran las más protegidas y por tanto más populares, pues aquellas menores no eran muy tenidas en cuenta por el líder de la facción. Estas se abrían desde una ciudad a otra, y por lo tanto se solía colocar la guarnición justo al centro. De ese modo estaría igual de cerca de ambas ciudades para que en caso de que estas necesitaran de protección, pudieran ser enviadas tropas de inmediato.

—¡Supongo que serás Geralt! —dijo un hombre grande, William. Había sido llamado por sus soldados, debido a que el hombre Geralt ya había llegado a la guarnición, tal y como le había informado sobre aquello Mitholdir con cierta antelación—. Estoy encantado de poder recibirte. Como ya supondrás, no es que haya muchos brujos en nuestras filas. Por otra parte, aquí podrás expandir tus habilidades y destrezas para con la voluntad.

Tal vez supuso demasiada confianza por parte de William, pero debido a que todavía era algo más alto que el recién llegado, se tomó la confianza de pasar su brazo por encima de sus hombros durante unos segundos. Luego, dándole algunas palmadas en la espalda, le dijo que lo acompañaría hasta su habitación. Claro está, que iba a tratarse de una habitación especial, no como la del resto de los soldados. Se trataba de un brujo, y William deseaba que estuviera en un ambiente de lo más idóneo para sus artes. Entrando en la guarnición, un lugar especialmente frío, con una sensación térmica incluso más fría que en el exterior, lo condujo por un largo pasillo hasta una puerta grande y alta. Gruesa de madera de Ébano. Abrió y mostró ante Geralt un espacio amplio, con una cama bastante grande, lo suficiente para el brujo. Por otra parte había un uniforme justo sobre las mantas de la cama. El resto del espacio no tenía mucho más. Un escritorio y algunas armas sueltas, pero aquellas armas habían pertenecido al individuo que había estado anteriormente en aquella habitación, alguien que no se molestaría en salir de su eterno descanso para quejarse por la apropiación ajena de su habitación.

—Grande, espacioso, para que puedas practicar tus habilidades, espero que sea apropiada para ti —le dijo William con una amplia sonrisa. Aun sonriendo, parecía estar serio. Él se esforzaba por no parecer violento en su forma de hablar, aunque en muchas ocasiones le costaba bastante evitarlo.

William le menciono que en un momento volvería, pues tenía que coger algunas cosas para realizar las primeras explicaciones pertinentes al brujo. En el tiempo en el que él se marchó, se acercó otro individuo. Un joven muy delgado, pero bastante bien armado. Y aun siendo delgado, parecía ser lo bastante fuerte como para empuñar una gigantesca espada entre sus manos. Se acercó y miró receloso la habitación del brujo.

—¿Todo esto para ti? ¿De verdad? —preguntó el muchacho, mientras lo miraba no sin poder evitar emitir una mirada de odio.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Un paseo hasta la guarnición   Lun Ene 19, 2015 10:52 pm

William no tardo en presentarse, aunque tardo en reconocerlo, no parecía un mago. Había esperado un tipo pequeño y barbudo, pero en vez de eso tenia delante un hombre tan alto como un oso.

Si, soy yo se limito a decir mientras era casi empujado dentro de la guarnición.

Su habitación no estaba nada mal, no dormía en un catre con el resto de soldados, sino que tenia una habitación para el solo. Una puerta de ébano a juzgar por su ojo experto y una gran cama, aunque hacia tanto frió como en el resto de la guarnición, era casi como dormir al raso, pero más blando. Entro a su nueva habitación tranquilamente, vio su segunda muda de uniforme, un escritorio con armas, desde luego no para el, tenían las empuñaduras desgastadas, como si hubiesen sido de alguien, pero le daba miedo preguntar que le había pasado al pobre desgraciado.

Es perfecta, muchas gracias parecía una habitación de oficial, y si una habitación individual era un privilegio en el ejercito, una de oficial siendo recluta era prácticamente un enchufe. Ese era un privilegio del que tendría que demostrar ser merecedor. Y lo haría, sin duda. Pero para cuando dejo atrás sus cavilaciones, su mentor no estaba.

En su lugar había un joven, bien armado y musculado. Inmediatamente lo clasifico como alguien ambicioso, alguien con ansias de ser oficial, cosa que era bueno, pero esa mirada que le lanzo no era rivalidad...

Es por vuestra propia seguridad improviso, con absoluta confianza ¿que te crees que pasaría con el resto de soldados de la habitación si tuviese una pesadilla muy intensa? Todos chamuscados dijo, haciendo cierto efecto de explosión con las manos. Con la cantidad de concentración que necesitaba para conjurar una llama, no pasaría, pero tampoco sonaba imposible. Si la gente se meaba por soñar que iba al baño... De ahora en adelante se pellizcaría antes de usar magia. Igualmente, el miedo a ser incinerado debía ser bastante parecido al respeto, y viendo el cariño que despertaba gracias a su habitación, ya le servia. ¿Como te llamas? acabo preguntando, por si el tipo salia por patas.
Volver arriba Ir abajo
Mithöldir Víðárson
Nuevo/a en Isílnaren
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Puntos :
0 / 1000 / 100

♕Krons : 3100000
⚔Nivel : 10
Mensajes : 94
RoLCoins RoLCoins : 2147483647
Fecha de inscripción : 20/12/2014

Ficha del personaje
Raza: Humano

MensajeTema: Re: Un paseo hasta la guarnición   Vie Ene 23, 2015 7:23 pm

—Életh —respondió el chico, expresando su nombre no sin cierta soberbia—. Así que según lo que dices, nuestra seguridad se basa en tu comodidad —replicó.

Lo hacia en parte por envidia, y en parte por molestar un poco al otro hombre, que a sus ojos era un nuevo en el cuartel. Életh lo cierto es que era bastante conocido en el cuartel por ser así de molesto con la gente, siempre tratando de sacar de sus casillas a los nuevos o a todo aquel que se le pusiera por delante. En varias ocasiones había suscitado peleas innecesarias que se habían dado, muchas en las cuales había vencido, y otras tantas en las cuales había perdido acabando completamente manchado de su propia sangre. Aquello, sin embargo, lo había hecho mas fuerte, y aunque no mucha gente conocía su historia pasada, algunos aseguraban que había motivos claros en su pasado por los cuales se comportaba de aquella manera.

Életh se dio la libertad de entrar en la habitación, y pasearse por ella echando un vistazo a todos y cada uno de los rincones que la conformaban.

—Es bonita. Así que si yo fuera brujo, podría contar con este lugar, como tu. Solo sabiendo algo novedoso, distinto a empuñar una espada. ¿Cómo te llamas tú, recluta? —preguntó entonces. Tenia pensado continuar manteniendo conversación con Geralt.

Estaba acostumbrado a que lo ahuyentaran, así que no le habría sorprendido que Geralt simplemente lo ignorase o le pidiera que se marchara. Mas le habría sorprendido en el caso de que el hombre continuara hablándole, respondiendo a su palabrerío molesto habitual. William, mientras ,recibía algunos comunicados por parte de emisarios que acababan de llegar de otras ciudades de la facción. Necesitaba recibir esa información para saber que movimientos llevar a cabo próximamente. De eso dependía las acciones que tomaría. Életh por otra parte, sabiendo eso, trataba de aprovechar su ausencia.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Un paseo hasta la guarnición   Vie Ene 23, 2015 11:01 pm

Életh, recordaría ese nombre. No, no en mi comodidad explico pausadamente, para irritarlo Se basa en mi aislamiento. Hasta que William sepa si puedo controlarme, quedarse cerca es peligroso dijo sutilmente mientras veía como ese tipo entraba en la habitación.

Casi no pudo contener una carcajada, que se tradujo en una sonrisa y un resoplido. "Algo novedoso", como si hiciera pociones mágicas o amaestrara lobos. No, nadie "sabe" magia, igual que tampoco "sabe" empuñar una espada. Vas aprendiendo, siendo cada vez más bueno, la diferencia es que es más fácil arrasar un escuadrón enemigo con bolas de fuego que con una espada, aunque solo sea porque no tienes que acercarte. Por no hablar que los soldados entrenaban para luchar contra otros soldados, que estuviesen bien preparados para enfrentarse a brujos era poco común. Yo soy Geralt

Estaba acostumbrado a eso. Charlas banales, intentos de sacarle información, de irritarle, no funcionarían con el, aunque tampoco tenia porque tolerarlos. ¿Que se puede hacer por aquí para no aburrirse? aparte de molestar a los recién llegados ¿Dados? ¿Tabernas? tampoco sabia mucho más del ejercito como para aventurarse mas allá del juego y el alcohol. Ademas, con un poco de suerte le enseñaria el lugar. Aunque ahora que lo pensaba debía esperar a William. Bueno, solo necesitaba que saliese por esa puerta, no tenia porque seguirlo.
Volver arriba Ir abajo
Mithöldir Víðárson
Nuevo/a en Isílnaren
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Puntos :
0 / 1000 / 100

♕Krons : 3100000
⚔Nivel : 10
Mensajes : 94
RoLCoins RoLCoins : 2147483647
Fecha de inscripción : 20/12/2014

Ficha del personaje
Raza: Humano

MensajeTema: Re: Un paseo hasta la guarnición   Jue Ene 29, 2015 3:27 am

—Entiendo —respondió Életh—. Por lo que veo eres más apacible que el resto. Aunque todavía no deja de molestarme que seas tú quien cuente con esta enorme habitación con la pobre excusa de que podríamos salir mal parados todos los demás de no ser así…

Életh no seguiría tratando de incordiar a Geralt. Básicamente porque había escuchado unas mágicas palabras que habían atraído su atención por completo: Taberna y dados. Y es que Életh tenía una gran predilección por los juegos de azar, y por pasar un agradable rato en cualquier taberna tomando algo, mientras llevaba a cabo esos mismos juegos.

—En principio en esta guarnición no había taberna, ni un lugar que se asemejara —explicó Életh, mientras salía de la habitación—. Pero si me sigues, puedo enseñarte el lugar que llegamos a construir entre los soldados que aquí habitamos, y muchos de los aportes económicos que dejaron mercaderes que sí o sí se veían obligados a pasar por aquí. En principio un soldado no puede tener esta clase de distracciones… —era llamativa la forma de expresarse que tenía, cómo gesticulaba acompañando cada palabra con una notable expresión facial que permitía captar la atención con más facilidad—, pero algunos mercaderes pasaban semanas enteras en este lugar… ¿qué otra cosa podrían hacer? Al final, pese a que William no lo aprobaba lo más mínimo, acabó creándose la pequeña taberna, o “el rincón”, como lo llamamos…

Caminó por el pasillo de las habitaciones, saliendo del propio pasillo en dirección al vestíbulo. Si Geralt lo deseaba, lo seguiría para comprobar dónde estaba aquel lugar llamado “el rincón”. No tardó mucho en llegar, tan solo rodeando toda la guarnición. “El rincón” estaba justo en la parte de atrás de la guarnición. Había una pequeña puerta de madera que conducía a una habitación interior. Cuando Életh se dispuso a abrir la puerta, ésta se abrió antes de que él lo hiciera, y salió del establecimiento un hombre grande, gordo y con pinta de cualquier cosa salvo de soldado. Un mercader, probablemente. Életh mantuvo la puerta abierta y entró. El lugar era pequeño, pero lo suficientemente amplio como para poder guarecer a una apropiada cantidad de gente. Había un hombre, un soldado como cualquier otro —de hecho incluso llevaba puesta su armadura—, que servía algunas jarras de cerveza negra y aguamiel. Había algo de alboroto, mucho ruido y en una mesa que estaba más o menos al centro del establecimiento, varias personas lanzaban algunos dados. Se escuchaban gritos de victoria, y otros de maldición.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Un paseo hasta la guarnición   Dom Feb 01, 2015 6:45 pm

Colo, de manera sorprendentemente efectiva. La actitud de ese tipo, Életh, había cambiado por completo y ahora parecía dispuesto a hacerle de guía turístico.

Oh, una taberna para los mercaderes de paso, suena lógico pero había otro detalle, William era el que manejaba todo eso, no era solo un oficial de alto rango como había supuesto.  Para cuando quiso darse cuenta, Életh estaba saliendo, dispuesto a enseñarle ese "rincón" A toda prisa, cogió un poco de papel, tinta y pluma y escribió una nota apresurada para cuando William volviera.

"Életh ha insistido en enseñarme el lugar" no era del todo verdad, pero tampoco era del todo mentira. Bastaría para que no le causara problemas por irse sin esperar a William. Atrapo a su guía cuando salia del edificio y lo siguió por la guarnición, sin chocar por muy poco con ese mercader.

Era una posada normal, ruido, alcohol, mesas varias y un lugar donde jugar a lo que parecían ser dados. Solo había hablado para deshacerse de Életh, pero jugar un poco con los soldados no parecía ser una mala manera de limar asperezas y encajar mejor...

Bien Éthan, antes de que William vuelva, ¿que tal si me explicas a que jugáis y vengo esta noche a jugar un rato? Era una solución diplomática, intermedia, podía servir.
Volver arriba Ir abajo
Mithöldir Víðárson
Nuevo/a en Isílnaren
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Puntos :
0 / 1000 / 100

♕Krons : 3100000
⚔Nivel : 10
Mensajes : 94
RoLCoins RoLCoins : 2147483647
Fecha de inscripción : 20/12/2014

Ficha del personaje
Raza: Humano

MensajeTema: Re: Un paseo hasta la guarnición   Lun Feb 09, 2015 9:43 pm

—Bueno —empezó a decir Életh con un tono más amable—. Por lo general se juegan a distintos juegos de dados, apostando dinero. Eso la gente más ruda —hizo un gesto con la mano señalando a aquellos que estaban juntos en un circulo cerrado alrededor de una mesa, tirando dados, gritando y despotricando—. Por otra parte, hay un juego de estrategia muy popular al este de la Facción Austral, el cual se lleva a cabo con pequeñas fichas que representan criaturas mitológicas con distintas habilidades… Ese es algo más complejo, requiere de aprender las reglas fundamentales para poder llevar a cabo una partida en condiciones.

Imaginó que tal vez el brujo preferiría comprender un juego más complejo, frente a la simpleza de los dados. Aquel juego era realmente antiguo, y en principio había sido realmente popular entre las clases altas, pero luego se extendió entre los capitanes como una práctica mental de la estrategia. Luego pasó a ser un juego popular entre los soldados, y rápidamente casi de forma viral, se hizo un juego muy común entre los ciudadanos corrientes. Era realmente divertido para la mayoría de la gente, pues por lo general la gente que solía jugar a aquello se ponía en la piel del estratega, mostrando alguna que otra interpretación.

—Puede que te guste más esto.

Se situaron justo frente a una mesa donde estaban jugando otros individuos, dos soldados totalmente armados, que movían algunas fichas con cautela, mirando a la mesa sobre la que repensaban aquellas fichas.

—Aquellos otros pueden ser realmente escandalosos —dijo refiriéndose a todos aquellos que jugaban a los dados—. Pero puedes optar por pasar el rato con ellos si lo que quieres es conocer gente de por aquí. Este orto juego requiere de más estrategia y puedes hacerte con buenos aliados jugando a esto, aliados con conocimiento. Haz lo que creas conveniente, yo suelo preferir los dados únicamente porque con ello gano algunas monedas y de tanto en tanto me agrada pegar unos cuantos gritos —rió.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Un paseo hasta la guarnición   Vie Feb 13, 2015 9:17 pm

Dado o estrategia... Tenia que escoger entre depender del azar o de su propio intelecto. Sonrió, era demasiado arrogante como para que eso fuera una elección de verdad. Criaturas mitológicas con diferentes habilidades... Sonaba muy complejo Supongo que cada tipo se mueve diferente ¿no? su acompañante había supuesto bien, por lo que también se movió al lado de esa mesa. Ya tendría tiempo de aprender con exactitud luego.

Por lo que pudo ver, parecía bastante simple, esas cosas aladas podían saltar por encima de otras fichas, aquellas tan grandes cargaban en linea recta como un toro, parecía simple, pero sabia que no lo era. Con tantas fichas, calcular cada posible movimiento se volvía imposible, tenias que encontrar un equilibrio entre un plan elaborado y el pensamiento rápido para aprovechar los errores del rival.

No hacia falta que se especializara en un solo juego, podía alternar entre los dados para conocer a la soldadesca y esa... batalla de criaturas para conocer gente interesante. Al fin y al cabo, no seria estudiante eternamente, tendría que hacerse un nombre, ascender, y lo más importante, conocer gente competente a la que poner al mando. Un juego ofrecía oficiales, el otro, lealtad.

Ambos son interesantes, me asegurare de pasarme por aquí cuando cobre estaba algo bajo de fondos, seria malo para su imagen perder todo su dinero, debía gastarlo con moderación. Pero ahora tengo que volver antes de que William me mate el jefe, casi se había olvidado de el, mierda. Se despidió de la gente del lugar con una sonrisa amable y salio por la puerta, la primera impresión no había ido mal, solo tenia que darse prisa antes de que su mentor se diera cuenta y todo le iría bien, por una vez en su vida.

Corrió hacia su habitación, que le pareció sorprendentemente lejos, ¿había recorrido todo ese camino antes, o se había equivocado y dado un rodeo? Daba igual, solo tenia que entrar en su habitación y aparentar haber sido un buen chico.
Volver arriba Ir abajo
Mithöldir Víðárson
Nuevo/a en Isílnaren
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Puntos :
0 / 1000 / 100

♕Krons : 3100000
⚔Nivel : 10
Mensajes : 94
RoLCoins RoLCoins : 2147483647
Fecha de inscripción : 20/12/2014

Ficha del personaje
Raza: Humano

MensajeTema: Re: Un paseo hasta la guarnición   Dom Feb 15, 2015 9:09 pm

Cuando William volvió hasta la habitación de Geralt, éste estaba esperando en su interior. William sonrió; parecía incluso más alto en aquel momento, y más corpulento. Ésto era debido a que llevaba distintas vestimentas, una armadura mucho más gruesa, de placas y dos cotas de malla al parecer.

—Espero que estés bien y el ambiente te parezca apropiado. Bueno, poco a poco te familiarizarás con la habitación, espero que rápido.

William entró en la habitación y se acomodó, sentándose en una silla que había justo frente a una pequeña ventana de la habitación. Entonces echó un vistazo a su alrededor, y acto seguido clavó sus ojos en Geralt. Aunque mostraba una expresión furiosa, como una furia natural, como si sintiera ira por todo, realmente se escapaba una leve sonrisa que mostraba que el gran William estaba tranquilo y toda hostilidad que pudiera aparentar no era una hostilidad real. Había adaptado aquella expresión con el tiempo, casi inevitablemente.

—Conocerás un par de dominantes de voluntad más, más experimentados que te podrán ayudar a progresar, ¿de acuerdo? Debo preguntártelo: ¿Qué experiencia total tienes con el dominio de la voluntad? —acabó preguntándole.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Un paseo hasta la guarnición   Lun Feb 16, 2015 5:39 pm

Llego por los pelos antes que su mentor, disimulando su escapada con un aire contemplativo, como estudiando su habitación.

Es una habitación muy espaciosa, y parece cómoda... se limito a decir, con un aire ausente, pero se cuadro con la siguiente pregunta.

Hasta ese momento, podría haberse colado, un tipo cualquiera considerado un brujo por accidente, pero ahora venia el momento de la verdad. Se imagino una pequeña llama, sola en la oscuridad, como le había enseñado su maestro. Tomo una bocanada de aire y esa llamita se volvió un infierno, un enorme faro, llenándolo con la voluntad que absorbía, llenándolo de fuerzas, como si fuera capaz de cualquier cosa. No lo era, como cuando había intentado correr por las paredes. Nunca se había preocupado en intentar usar su magia de sopetón, apuesto que así parecía funcionar perfectamente. En cualquier caso, ahora podía realizar un pequeño espectáculo.

Manejo el fuego sin problemas una llamita apareció en sus manos manipulo la roca lo mejor seria no mover ninguna baldosa de su habitación nueva... Y manejo el agua y el hielo de manera fluida un chorrillo salio de su cantimplora, hizo un par de tirabuzones y se heló mi viento es algo pobre nunca le había visto mucha utilidad, sinceramente. Y seria mejor que no intentara nada con rayos si no quería acabar mal Puedo manipularlo durante unos diez segundos latidos, técnicamente, eso seria un problema en batalla. El problema viene al hacerlo rápido su hielo se fundió, volviéndose otra vez agua. El peliblanco metió un dedo dentro, alargando la masa de agua como un látigo, pero al intentar dar un latigazo, de desestabilizo y mojo el suelo. Bien pensado, debería haber usado fuego para no ponerlo todo perdido.

Ahora lo recojo repitió el proceso, imaginar la llama, inspirar y levantar el agua, suavemente, hasta devolverla a la cantimplora. Esperaba que el suelo estuviera limpio.

¿Quieres algo en concreto? No quiero forzar mis capacidades aquí dentro incendiar su habitación el primer día parecía... problemático.
Volver arriba Ir abajo
Mithöldir Víðárson
Nuevo/a en Isílnaren
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Puntos :
0 / 1000 / 100

♕Krons : 3100000
⚔Nivel : 10
Mensajes : 94
RoLCoins RoLCoins : 2147483647
Fecha de inscripción : 20/12/2014

Ficha del personaje
Raza: Humano

MensajeTema: Re: Un paseo hasta la guarnición   Miér Feb 18, 2015 6:25 pm

—Vaya —dijo no sin cierta sorpresa William—. Debo admitir que esperaba mucho menos. Estaba convencido que empezaríamos casi desde cero.

Esbozo una sonrisa de agrado. William estaba contento, y veía muy prometedora la instrucción de aquel hombre. No solía reconocer las habilidades de aquellos que estaban bajo sus órdenes —aunque Geralt no estuviera exactamente bajo sus órdenes, sino que más bien por el momento estaba bajo su colaboración personal para que prosiguiera su aprendizaje y un día pudiera resultar de plena utilidad a la facción norte.

—Tal vez deberíamos ir a un lugar más abierto para que puedas empezar a practicar tus habilidades, ya que aquí, pese a ser una habitación amplia en la que puedes realizar tu domino de la voluntad con total expansión, sigue teniendo limitaciones para ti —le comento William—. Marcharemos a una campiña cercana, una zona amplia y sin espectadores, allí podrás practicar en condiciones. Además, te presentaré ahora cuando salgamos del cuartel, a un dominante de magia que supervisara —se dispuso a salir de la habitación, pero antes se giró y lo observo con una sonrisa—. Debo decirte, que estoy impresionado. Esperaba realmente mucho menos.

Luego salió de la habitación y cruzo el cuartel hasta la salida. Esperaría a que el muchacho, en el caso de que lo necesitara, dejara sus pertenencias y llevara consigo las que de verdad fuera a necesitar una ve saliera del cuartel para reunirse nuevamente con William. Fuera, William se situó justo en el portón, al lado de un muchacho joven, de largos cabellos cobrizos, muy pecoso. Era el dominante de voluntad que le había mencionado anteriormente a Geralt. Esta sabia emplear la voluntad muy apropiadamente, y había demostrado sus habilidades directamente en batalla, por lo tanto podría ayudar a Geralt a progresar desde un enfoque práctico, que era lo que deseaba William. Ya había algunas tareas en el tablón del cuartel, que más tarde debería llevar a cabo Geralt. Aquel día era el primer día que llevarían a cabo la práctica y si al final de esta, William consideraba que Geralt ya estaba suficientemente preparado para comenzar con las tareas que se le asignarían, directamente el día siguiente debería marchar para cumplir con los cometidos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Un paseo hasta la guarnición   Miér Feb 18, 2015 8:47 pm

Los halagos del que era su mentor lo llenaron de orgullo, como si su ego necesitara hincharse más... Tenia miedo de preguntar como podían encontraban dominantes de voluntad si luego tenían que empezar desde cero, ¿algún pobre desgraciado que ardía en llamas espontáneamente? Bueno, daba igual, por una vez, su educación había servido para algo.

Un lugar amplio... la idea de la combustión espontanea se mezclo con la idea, no fue agradable, pero en el fondo sabia que era buena idea, debía manejar sus poderes más rápido y durante más tiempo, un lugar pequeño servia si intentaba mejorar el control, no para la resistencia, y aunque no tenia ni idea de como hacerlo, tampoco debía servir para mejorar la velocidad. Y por lo visto había otro brujo, un tipo con más tiempo que el líder de la guarnición, obviamente.

Siguió a William fuera de su habitación ¿sabia que le preocupaba destruir el lugar y por eso lo alejaba o simplemente era puramente practico? En cualquier caso, casi choca con su nuevo instructor, debía serlo puesto que William estaba a su lado Soy Geralt, encantado dijo, midiéndolo. Era un tipo joven, de cabello largo, color cobre y pecas, muchas pecas. No podía adivinar mucho más, debía creerse que era también un brujo.

Bien, estoy a tus ordenes empezó, estaba en el ejercito, actuar en consecuencia no parecía una mala idea ¿Como quieres empezar? Puede que tuviera la actitud, pero aun no iba a ir llamando señor a todo el mundo...

Miro a su alrededor, había cogido un poco de comida, para un par de pausas, asumiendo que no irían muy lejos y no necesitaría acampar, era el momento de asegurarse. ¿Donde iremos?
Volver arriba Ir abajo
Mithöldir Víðárson
Nuevo/a en Isílnaren
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Puntos :
0 / 1000 / 100

♕Krons : 3100000
⚔Nivel : 10
Mensajes : 94
RoLCoins RoLCoins : 2147483647
Fecha de inscripción : 20/12/2014

Ficha del personaje
Raza: Humano

MensajeTema: Re: Un paseo hasta la guarnición   Jue Feb 26, 2015 3:32 am

-Encantado, mi nombre es Ulfsark –dijo el joven que estaba al costado de William. Era, al igual que Geralt, un dominante de voluntad.

-No iremos mucho más lejos –dijo William-. O tal vez sí. Depende de cómo resulte el primer entrenamiento.

William mantenía una encantadora sonrisa de amabilidad. Estaba dispuesto a ayudar al muchacho a mejorar en sus habilidades hasta que se convirtiera en un luchador dominante de voluntad eficiente. Solo de esa forma sabía que podría servir a la facción con gran aptitud. Pero por el momento, pasó por paso, debían comenzar con el entrenamiento básico. Pese a que William ya había comprobado que el muchacho era capaz de lograr grandes cosas mediante sus habilidades innatas, debía ayudarlo a saber controlarse y potenciar sus efectos pero siempre de acuerdo a su propia voluntad. Pues normalmente los dominantes de voluntad que poseían gran poder y todavía no sabían controlarlo, podían acabar causando más perjuicios que beneficios, y William era consciente de ello.

-Lo suficientemente lejos como para que nadie del cuartel nos vea entrenando –comento finalmente William-. Y lo suficiente como para que ni el cuartel ni ninguna estructura cercana pueda sufrir daño alguno.

-William, tal vez sepa de un lugar apropiado –menciono el chico que antes había hablado-. Hay cerca de aquí un rincón donde se alza una roca y en cuya zona hay una inmensa energía que podríamos utilizar ambos para practicar nuestras habilidades.

-Ah, te refieres a la roca ancestral, supongo –respondió William. Recordaba aquella roca, en la que se había realizado antaño la asamblea norteña en la cual Mitholdir acordando con los pueblos libres del norte, había fundado la facción norte. Era un lugar pleno de energía, y el muchacho llevaba la razón consigo, pues habría sido apropiado ir allí y aprovechar esa gran cantidad de energía para el dominio de la voluntad-. Pero eso sí que está realmente lejos… no puedo llevaros hasta allí. Tal vez en un futuro. Por aquí en la cercanía lo más apropiado es que busquemos algún rincón despejado donde no podáis causar daño alguno.

Empezaron a caminar entonces, en dirección al norte, sin alejarse demasiado del cuartel, no perdiéndolo de vista pero si dejándolo como u punto negro en el horizonte, sabiendo volver fácilmente y con rapidez. Al fin y al cabo William no podía alejarse demasiado de aquel establecimiento por si lo necesitaban y hacían sonar el cuerno de guerra. En ese caso debía acudir de inmediato para defender el cuartel o atender a las necesidades que el cuerno de guerra indicara. Una vez se hallaron lo suficientemente lejos, se encontraron justo al costado de un pequeño bosque. No demasiado grande, lo suficientemente pequeño como para que en el caso de que Giralt causase un incendio, este en se extendiera a otros bosques o causara mayor desastre que quemar un poco de tierra y árboles. Además, la zona estaba nevada por lo que el fuego rápidamente se apagaría, era una de las ventajas de vivir en el norte.

-Bien, podemos comenzar ya –dijo William una vez se establecieron en aquel lugar-. Geralt, sitúate a un lado, Ulfsark, ponte al otro costado. Quiero que ambos utilicéis toda vuestra energía y la enfoquéis hacia el contrario, la lancéis. Fuego, tierra, aire, lo que deseaseis, quiero que empleéis toda la energía con la que dispongáis. Necesitáis aprender a controlar la cantidad de energía que canalizáis y para ello conviene que os “desahoguéis” enérgicamente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Un paseo hasta la guarnición   Vie Feb 27, 2015 9:37 pm

Ulfsark... era nombre de morsa. Aunque lo mejor sería que no lo dijera en voz alta, no quería empezar con tan mal pie. William mantenía una sonrisa en todo momento. ¿Era así todo el tiempo o se estaba esforzando para caerle bien? No es como si fuera a irse en cuando supiera luchar, estaba bastante seguro de que tenía que cumplir el servicio militar durante cierto tiempo. Ya preguntaría cuanto tiempo era en el campamento.

Después de una breve discusión, por fin decidieron donde ir, no el lugar chulo a rebosar de poder, un lugar cercano. No se quejó, estaba bastante seguro de que William le estaba haciendo un favor entrenándolo personalmente, aunque usara a Ulfsark, de manera que fue obediente y siguió al hombre-morsa hasta la zona designada, justo en frente de un pequeño bosque, inmediatamente tuvo la imagen del bosque en llamas. Sería mejor no cagarla, por las pobres ardillas.

¿Todo? dudo un poco. Masacrar a su instructor el primer día no parecía buena idea. Pero el tipo debía ser competente, no pasaría nada. Probablemente. Miro a su alrededor mientras se colocaba, dando una patada al suelo. Tierra blanda y nieve, podía hacer un apaño con eso. No, mejor no hacer nada que pudiera sorprenderlo, no era un duelo, sino un entrenamiento, mejor no arriesgarse, usaría fuego, así iría sobre seguro y le resultaría más fácil manejarlo e grandes cantidades.

Voy a lanzarte una llamarada, ¿preparado? su rival hizo un gesto y el empezó a concentrarse.

Geralt cerró los ojos, imagino la llama e inspiro, llenándose de poder, pero le habían pedido que usara tanto como pudiese, por lo que inspiro otra vez. El pecho empezó a dolerle, y podía notar perfectamente como la voluntad se le escapaba por la piel, pero tenía más que antes, mucha más. El brujo alargo la mano, la encogió contra el cuerpo y lanzo una palmada al aire, que fue seguida por una llamarada de un tamaño decente, directa contra su rival, probaría a mantenerla hasta quemar sus reservas.
Volver arriba Ir abajo
Mithöldir Víðárson
Nuevo/a en Isílnaren
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Puntos :
0 / 1000 / 100

♕Krons : 3100000
⚔Nivel : 10
Mensajes : 94
RoLCoins RoLCoins : 2147483647
Fecha de inscripción : 20/12/2014

Ficha del personaje
Raza: Humano

MensajeTema: Re: Un paseo hasta la guarnición   Miér Mar 04, 2015 9:03 am

Ulfsark se mantuvo firme y una vez Geralt procedió a atacar, contrarresto su energía utilizando una importante cantidad de energía que lanzo como una ráfaga verde. William no supo de qué es trata aquella energía, pero pudo comprobar que contrarrestaba bastante bien las llamas que había lanzado Geralt.

Muy bien… –pensó en voz alta William, mientras vio a los dos dominantes de voluntad en plena acción.

Por aquel momento, (Hablo por Mitholdir) yo había salido de la fortaleza en dirección al campamento en el que se encontraban Geralt y William –aunque en aquel momento no estuvieran. Tenía claro que no era mala idea pasarme por allí para ver con iría la instrucción del muchacho Geralt, y al mismo tiempo observar cual era el actual estad del campamento. Si necesitaba cualquier cosa, haría que esto llegase desde alguna de las ciudades importantes de la facción, o desde la propia fortaleza. Cabalgue durante largas horas y durante cerca de tres días hasta llegar a la proximidad del campamento. Me había retrasado bastante debido a que me había encontrado con la ventisca en mitad del camino.

Justo llegue aquel mismo día en el que William estaba haciendo a Geralt practicar, junto con otro dominante de voluntad, Ulfsark. Al llegar al campamento donde habían estado anteriormente, le pregunte a alguno de los guardias del campamento, sobre donde estaría William en aquel momento. Me hicieron saber que habían marchado hacia los alrededores del cuartel, y que no estarían demasiado lejos, pero si lo suficiente como para no verlos desde allí. Todavía montado sobre mi caballo, cabalgue en dirección a las alrededores del campamento, buscándolos, hasta que halle finalmente por la gran cantidad de energía que disparaban dos dominantes de voluntad, a William y su reciente aprendiz. Cuando William me vio, se giró hacia mí y esbozo una amplia sonrisa.

Mitholdir, no esperaba tu llegada –dijo con sorpresa, y amabilidad–. Como puedes comprobar, me has encontrado en mitad de un entrenamiento a este muchacho que me enviaste.

Sí, eso veo –respondí–. Estoy asombrado con lo que estoy viendo. Este chico va a poder sernos de gran utilidad en la facción, ¿no crees?

Eso parece… –me respondió, y luego volvió nuevamente la mirada hacia los dos dominantes de voluntad. Estaba pendiente de que no se mataran el uno al otro–. Geralt, cuando no puedas más, para. Es importante que agotes tus reservas, para luego poder empezar a aprender a controlar la intensidad. Aunque parece que ya controlas bastante bien la cantidad de poder que lanzas a tu adversario –dijo el, en apariencia orgulloso.

Yo era consciente de que a William le encantaba ayudar a progresar a los dominantes de voluntad. Pese a ser un hombre serio y grande por lo general, siempre se contentaba con hacer que aquellos que estaban bajo sus órdenes, mejoraran en sus habilidades. Especialmente en el dominio de la voluntad, algo que siempre le había llamado la atención y le resultaba asombroso.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Un paseo hasta la guarnición   Sáb Mar 07, 2015 12:42 pm

Sus llamas chocaron contra una ráfaga verde, que parecía igualar su poder. Sus llamas se marchitaban y apagaban. El brujo dudo unos momentos, analizando el ataque. ¿Era algún tipo de magia de viento carente de oxigeno? Puede que el viento no fuese tan inútil al fin y al cabo...

Lo normal habría sido cambiar de elemento, dejar la llamarada y convertir un poco de la nieve en estacas de hielo, fácil y rápido, pero se metería en problemas si heria al contrario, y tampoco era una muy buena manera de agotar su voluntad.

De manera que se limito a aumentar la cantidad de voluntad consumida, haciendo que sus llamas pasaran de un triste tono naranja a un precioso azulado. Durante dos segundos, hasta que su reserva se agoto y quedo con una llama que a duras penas bastaría para encender una hoguera.

Mierda, otra vez dijo Geralt, con perlas de sudor en la frente, mientras intentaba concentrarse de nuevo, pero entonces escucho a William hablando solo. Al girarse, vio perfectamente que no estaba solo.

Mitholdir... saludo con una inclinación de cabeza. Ya que se habían tomado tantos problemas para venir a ver la joven promesa, tendría que esforzarse, por orgullo.

Extendió la mano a un lado e inspiro, llenándose de voluntad otra vez, la ultima a juzgar por como se estaba cansando, y luego la dirigió a su mano, entera. De allí surgió una llamita azulada, que fue creciendo y arremolinándose. En vez de la forma normal de una llama, alargada, esta se estaba volviendo esférica a medida que Geralt la compactaba y finalmente lanzaba un proyectil del tamaño de una pelota de fútbol.
Volver arriba Ir abajo
Mithöldir Víðárson
Nuevo/a en Isílnaren
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Puntos :
0 / 1000 / 100

♕Krons : 3100000
⚔Nivel : 10
Mensajes : 94
RoLCoins RoLCoins : 2147483647
Fecha de inscripción : 20/12/2014

Ficha del personaje
Raza: Humano

MensajeTema: Re: Un paseo hasta la guarnición   Sáb Mar 07, 2015 9:10 pm

Sonrío complacido. Veo que están entrenando hábilmente. William, al parecer, ha traído uno de los dominantes de Voluntad pertenecientes al cuartel más cercano. De esta forma el muchacho que está a su cargo, Geralt, mejorará rápidamente sus habilidades. Me acerco a William, para hablarle.

-Te felicito -le menciono-. Seguramente todo este entrenamiento acabará dando sus frutos.

-Desde luego -me responde, sonriendo orgulloso-. Tendremos un buen brujo entre nuestras filas. Los inmortales y los sureños arderán en llamas -y suelta una larga carcajada.

Así me gusta. No puedo evitar compartir mi carcajada, pues mi odio hacia la Facción Austral es irracionalmente intenso. Si aquellos por lo menos fueran capaces de admitir sus errores y entregarnos sus tierras, mi visión de ellos sería muy distinta. Mientras no suceda eso, no cambiará, y seguirá pareciéndome exactamente igual de… Lo que son.

El otro dominante de voluntad, aquel que está practicando con Geralt, se acerca a su compañero de prácticas. Antes de acercarse, le ha hecho una señal para avisar, pues aun Geralt de atacar sin que el otro chico no esté defendiéndose, podría causarle cualquier daño innecesario.

-Geralt, ¿estás seguro de que tomas toda la energía que eres capaz? -le pregunta-. Es esencial que aprendas a tomar hasta el último ápice de la energía que tienes en tu entorno. La cantidad que necesites, es mucho más fácil tomar la cantidad exacta que quieres utilizar en tu expresión de voluntad, en lugar de absorber una gran cantidad y tratar de controlarla, o viceversa… -le explica, con amabilidad.

El acompañante de Geralt, siente gran interés por ayudar al chico a progresar, se nota. Y sus ojos muestran una amabilidad bastante impropia de los miembros del ejército; William supo escoger la mejor persona para que lo instruyera. William se acerca a ambos, y les da unas indicaciones.

-Geralt -lo llama él-. Intenta hacer lo que Ulfsark te dice. Absorbe exactamente la cantidad de energía que utilizarás poco después.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Un paseo hasta la guarnición   Lun Mar 09, 2015 9:30 pm

Solo lo justo... repitió el brujo, dubitativo ¿Y tener que absorber voluntad una y otra vez? ¿De verdad seria más fácil? Suspiro, para luego absorber un poco más, por probar... Mientras tanto, su acompañante volvía a su sitio, para seguir con la practica.

Usar la voluntad justa implicaba conjurar con mucho ojo, tenia que saber lo que hacia en cada momento, improvisar de manera elegante no servia o le explotaría en la cara si se quedaba corto. Conjuro una llamita en su mano. Si tomaba como referencia lo que consumía una llama, debería poder ajustarse para hacer más o menos poder. Si esa llama necesitaba un... algo... necesitaba un sistema... un Sparda, probaría con diez.

Absorbió más voluntad, unos once Spardas, y lanzo un puñetazo al aire, que fue seguido de una breve llamarada, directa a su rival, que se había recolocado en posición, otra vez, luego absorbió y lanzo, y luego otra y otra. Efectivamente, era más rápido, pero obviamente, mucho menos potente. Serviría para el combate, donde no podía quedarse parado, pero ya podía ir olvidándose de mover montañas o desviar ríos...

¿Cuanto podía absolver en total? ¿40? ¿50? Lo comprobaría luego. El primer paso seria hacer que eso se volviera la energía mínima utilizable, lo que podía absorber de manera continuada. Si sus instructores decían que intentar controlar tanta como pudiera, solo tenia que aprender a controlar pequeñas cantidades y luego ir subiendo, así de simple.
Volver arriba Ir abajo
Mithöldir Víðárson
Nuevo/a en Isílnaren
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Puntos :
0 / 1000 / 100

♕Krons : 3100000
⚔Nivel : 10
Mensajes : 94
RoLCoins RoLCoins : 2147483647
Fecha de inscripción : 20/12/2014

Ficha del personaje
Raza: Humano

MensajeTema: Re: Un paseo hasta la guarnición   Vie Mar 13, 2015 3:33 am

- Bien, ahora intenta enfocar toda tu energía en la próxima reproducción de voluntad que vayas a hacer -dijo William, indicándole de esa forma que utilizara toda la energía que acababa de absorber, para desatar un ataque fulminante-. Contra el muchacho, Ulfsark, si lo deseas. El sabrá aguantar el ataque apropiadamente.

De repente note como mas atrás, cerca de aquel lugar en el que nos encontrábamos, se oían unos continuos trotes. Caballos. En aquel momento, supuse que se tratarían de jinetes que estarían recorriendo nuestras tierras, que pasarían por aquella zona únicamente para estar de pasa aprovechando el camino que unía una ciudad a rota, y de entre las ciudades, el camino pasaba por la guarnición, lo cual indicaba que el camino era un camino seguro. Pero en cuanto entorne mis ojos para poder observar mejor de quienes se trataban aquellos jinetes, observe que no eran viajeros de nuestras tierras. Eran algo muy distinto. Bandidos. Como no.

- Preparad vuestras armas! -grite entonces, después de percatarme de quienes eran aquellos hombres. Eran en total cerca de quince, y estaban bien armados con sus armas y armaduras-. Por la madre, dile al muchacho que los ataque con la energía que ha adquirido antes, díselo! -le grite a William. Aquella iba a ser la primera oportunidad para Geralt de demostrar que sabia utilizar aquel poder contra el enemigo. Tenia que fulminar aquellos jinetes, evitar que se acercaran mas de la cuenta.

- De acuerdo. haz lo, Geralt -dijo William entonces , dirigiéndose hacia el joven aprendiz de domino de voluntad.

Dos jinete saque provenían de la guarnición de la que procedían tanto Geralt coma William, llegaron hasta la cercanía, situándose justo a nuestra izquierda. Llevaba n consigo buenos arcos que ya estaban tensados con una flecha entre ellos. Estaban a punto de disparar a los bandidos que se acercaban en la lejanía. Rápido se habían dado cuenta de que nos estaban atacando, y sin dilaciones, habían marchado en nuestra ayuda. Ulfsark empezó a cargar su energía, para lanzar una olea dad de voluntad contra los recientes bandidos que estaban cada vez mas cerca. Lo mismo debía hacer Geralt.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Un paseo hasta la guarnición   Vie Mar 13, 2015 11:09 pm

Estaba tan concentrado en calcinar a su oponente que no se dio cuenta del sonido de los caballos, solo reacciono ante el "Hazlo Geralt" parpadeando un momento y girándose hacia el sonido de los cascos sobre la piedra. Pillo la situación al vuelo, no eran soldados, ni mercaderes, ni siquiera guardias o mercenarios, eran bandidos en busca de una presa fácil o bien en busca de la cabeza de Mitholdir. Le daba más bien igual, estaba en medio y acabaría recibiendo. Sin embargo, no pudo evitar sonreír. Eran solo cuatro personas, pero eran seguramente las cuatro personas más peligrosas que podían encontrarse unos bandidos, tres brujos y uno de los mayores guerreros de la facción, más los tipos del fuerte. Casi le daban pena, casi.

Ya se había preparado para freír a Ulfsark, por lo que ya tenia voluntad más que suficiente, pero ¿que hacer con ella? Si se trataba del mayor daño posible, unas estacas de hielo usando toda esa nieve irían de perlas, pero pesaban y no llegarían tan lejos. Finalmente se decanto por el fuego, que seguramente asustaría a los caballos, ya usaría hielo a corto alcance.

Ahora es cuando digo "No quiero matar a nadie" ¿cierto?

El brujo creo una bola de fuego, algo más densa de lo normal, puesto que debía viajar más lejos y apunto. Quince tipos a caballo, cargando de manera irregular, si, podía hacerlo. Disparo su proyectil ígneo, y luego dos más, dirigidos contra los tres bandidos más adelantados. Pero no los bandidos en si, ataviados con armaduras, sino contra los pobres caballos. Derribando los caballos que iban delante, conseguiría que cayeran los de detrás, o al menos entorpecería la carga, dando tiempo a los arqueros o a los soldados del fuerte. Por no hablar de los pisotones que se llevarían los que cayeran al suelo.

Pues no va a pasar
Volver arriba Ir abajo
Mithöldir Víðárson
Nuevo/a en Isílnaren
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Puntos :
0 / 1000 / 100

♕Krons : 3100000
⚔Nivel : 10
Mensajes : 94
RoLCoins RoLCoins : 2147483647
Fecha de inscripción : 20/12/2014

Ficha del personaje
Raza: Humano

MensajeTema: Re: Un paseo hasta la guarnición   Miér Mar 18, 2015 5:48 pm

Propio de nuestra tierra era que  de tanto en tanto los bandidos de los alrededores se acercaran hacia nosotros y atacaran de forma inminente cuando menos podíamos esperar lo. Eso en cierto modo era positivo debido a que ya estábamos tan acostumbrados a que aquello sucediera con frecuencia, que por lo general estábamos preparados para reaccionar con rapidez. Y es que rápidamente después de que Gerald hubiera lanzado su primer ataque en, ya estábamos recibiendo algunas fuerzas de apoyo provenientes de la fortaleza. Ya disponíamos en nuestra cercanía de algunos aquellos que empezaban a ocuparse de disparar a los bandidos que cada vez iban llegando. Hasta nosotros y poco a poco pude darme cuenta de que eran más de los que podíamos imaginar. Al principio se habían manifestado únicamente dos jinetes, que rápidamente había sido contrarrestados por Geralt.

Pero eran más de 40 incluso me arriesgaría decir que llegaban hasta los 60 bandidos. Algunos de ellos iban sobre caballos y a otros tan sólo iban a ir corriendo una velocidad vertiginosa, probablemente habiendo consumido el hongo boreal. Consumir aquel hongo hacía que cualquier habitante del norte, que claro está, eran los que generalmente consumían aquello, no sentían miedo y el cansancio y de ese modo pudieran mantenerse en combate durante mucho tiempo. Eso lo convertía en letales. Y aquellos bandidos habían consumido claramente el hongo boreal. Sí supe aquello fue al observar sus ojos que miraban a cualquier parte y también al observar cómo sus extremidades se movían con rapidez como si estuvieran en éxtasis. Tal vez Geralt nunca hubiera sabido de quilombo well porque de la actitud de aquellos bandidos puesto que menos nórdicos de lo que yo podía haber imaginado conocían la existencia de era uno y el hecho de que muchos de los nuestros lo consumían.

- Geralt, intenta mantener los al margen hasta que lleguen suficientes fuerzas desde la fortaleza, hasta entonces tenemos que mantener los a raya –fue lo único que le dije ayer al, antes de blandir mi hacha entre mis manos y correr en dirección a los bandidos.

Debíamos resistir y aguantar el tiempo que hiciera falta hasta que los soldados de la guarnición llegasen hasta nosotros y nos ayudas en en el combate. Estaban tardando más de lo que deberían, y eso no me estaba gustando lo más mínimo. William empuñaba dos espadas una en cada una de sus manos, y también iba justo a mi derecha en dirección a los bandidos para pelear en hasta acabar con cada uno de ellos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Un paseo hasta la guarnición   Sáb Mar 21, 2015 8:26 pm

Esos pobres caballos a los que había apuntado estallaron en llamas, encabritándose y haciendo caer a sus jinetes, ademas de interrumpir la carga contra el pequeño grupo. Dejo escapar un pequeño grito de alegría que se rompió a la mitad cuando vio que había muchísimos más bandidos, no eran veinte, ni siquiera cuarenta, eran más...

"Intenta mantener los al margen hasta que lleguen suficientes fuerzas desde la fortaleza" Claro, estaba chupado mantener a raya una horda de bandidos drogados.

Como me digáis que esto formaba parte del entrenamiento me voy a cabrear tanto... El brujo se arrodillo, puso sus manos en el suelo y se concentro, concentro voluntad entre las uniones de la tierra, rompiéndolas y ablandandola, creando un cono de casi cinco metros que atrapo a media docena de bandidos en algo similar a arenas movedizas. Seguían avanzando, pero mucho más lentos, se los dejo a los arqueros y siguió a lo suyo, pero noto que se había excedido. Sus manos temblaban y empezó a gotearle sangre de la nariz.

Solo un poco más pensó mientras sumergía sus manos en la nieve y salia con un par de discos helados, como escudos. Manipular el hielo le costaría muchísima menos energía que la tierra o hacer fuego de la nada, por lo que podría aguantar más, en teoría.

El primer bandido lo alcanzo cuando se estaba levantando, un tipo esquelético con una pequeña hacha de mano. Levanto su escudo para bloquear a la altura de su mano, evitando la hoja y cuando su enemigo tiro el arma por el golpe, hizo un barrido con su otro escudo, que le rajo la garganta con el borde. Ese tipo de melena y barba negra se desplomo, uno menos. Pero el siguiente no fue tan inútil. Un pelirrojo con espada y escudo cargo contra el, derribandolo con el escudo y lanzando una estocada que esquivo rodando, solo por un pelo.
Volver arriba Ir abajo
Mithöldir Víðárson
Nuevo/a en Isílnaren
Nuevo/a en Isílnaren
avatar

Puntos :
0 / 1000 / 100

♕Krons : 3100000
⚔Nivel : 10
Mensajes : 94
RoLCoins RoLCoins : 2147483647
Fecha de inscripción : 20/12/2014

Ficha del personaje
Raza: Humano

MensajeTema: Re: Un paseo hasta la guarnición   Lun Mar 23, 2015 4:42 pm

Geralt estaba manipulando el hielo para poder utilizarlo en contra de los bandidos que estaba atacándonos. Lanzaba grandes trozos de hielo contra los bandidos, que caían al suelo gravemente heridos, y dejando escapar enorme escritos de dolor. Aquel poder de voluntad seguramente le permitiría aguantar durante más tiempo durante el combate. De aquello era de lo más bueno para nosotros pues necesitábamos de su ayuda para mantener a raya los bandidos hasta que llegaran los refuerzos.

- Lo estás haciendo muy bien, chico –dije yo con un grito girándome hacia el. Luego blandiendo mi hacha entre mis manos me dirigí nuevamente hacia los bandidos y continué peleando con fiereza contra ellos.

Entonces escuché por fin el cuerno de guerra propio de la fortaleza blanca. Aquello significaba que por fin habían llegado nuestros refuerzos, lo cual era todo un alivio para nosotros. Dirigí mi mirada hacia atrás, y pude ver, además de las tropas que estaban llegando hasta nosotros para ayudarnos y apoyarnos en el combate, que William había sido gravemente herido por uno de los bandidos, teniendo un enorme corte que atravesaba desde su hombro hasta su ombligo. El jinete que portaban estandarte era el mismo que estaba con el cuerno tocando para dirigir a los jinetes que iban justo detrás de él. Fue atravesado por una lanza que lanzó con gran precisión a uno de los bandidos que peleaba contra nosotros. Así que tanto el estandarte como el cuerno cayeron, y el caballo continuó cabalgando por sí solo en mitad del fragor de la batalla. Los jinetes rápidamente se mezclaron entre nosotros y embistieron a los bandidos. Muchos de los bandidos estaban aguantaron más de lo normal debido a los efectos del hongo boreal. Yo hacía tiempo que no consumía uno de aquellos, pero recordaba que me había hecho entrarán en el pasado en un extraño frenesí que me había permitido aguantar durante largas horas de combate en la batalla.

- Geralt, continúa lanzándoles esos fragmentos de hielo. Está resultando muy útil. Hasta que llegue la infantería de nuestras tropas necesitaremos tu ayuda para retenerlos –le dije después de acercarme un poco a él, alejándome lo suficiente de la batalla. Luego corrige, pues tenía que volver hasta William para cogerlo en brazos y alejarlo de la batalla para que no le dieran un golpe final. Espere llegar a tiempo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Un paseo hasta la guarnición   Mar Mar 24, 2015 11:21 pm

Aun desde el suelo, le lanzo el escudo cual frisbie, degollando al bandido y pudiendo levantarse, teniendo un pequeño respiro. Ese respiro, que aprovecho para mirar su situación, no fue muy beneficioso. Su instructor estaba más muerto que vivo, el tipo que lideraba los refuerzos, el del estandarte, recibió una jabalina que lo descabalgo, haciendo que el estandarte cayera. ¿No daba mala suerte o algo así? Ya preguntaría.

El brujo se levanto, pensativo. La solución a sus problemas era matarlos o hacerlos huir, pero lo importante era el como... Normalmente habría supuesto que los bandidos se retirarían después de una escaramuza, pero ese hongo les estaba volviendo muy impulsivos, imprudentes... No pudo evitar sonreír. Era exótico cuando menos, y lo más lejano al estilo de lucha norteño que podía ocurrirsele, pero si se hacia espacio seria una masacre... Fundió un poco más de nieve, hasta tener lo que equivaldría a un par de barriles, que quedaron en forma de charco a su alrededor, salvo por un par de cuchillas de hielo con forma de media luna, también en el suelo. Era mucho más eficiente formar a partir del charco que no mantener el agua suspendida, tenia que ahorrar energía o se desmayaría, puesto que ya tenia la visión emborronada.

Un bandido decidió probar suerte, y una de sus piernas fue rebanada por sus cuchillas heladas, acompañada por un tentáculo acuático. Era un brujo cabreado, cansado y algo vago, la peor combinación posible para esos pobres desgraciados. Lo que estaba haciendo de verdad era aprovecharse de esos drogados. Veían a un tipo desarmado, arrastrando los pasos hacia William y lo atacaban, sin fijarse en las cuchillas que ascendían cuando lo hacían, daba igual que vieran como el resto mantenía las distancias o como el agua empezaba a tener un color rojo sangre, simplemente no parecían prestar atención a esos detalles.

Estaba a unos quince pasos de su instructor, atrayendo a un buen numero de bandidos, acechándole para matarlo, cuando cayo al suelo. No entendió que le pasaba, estaba cansado, pero no tanto, luego vio el asta de una flecha sobresaliendo de su pierna. Mierda, por fin un tipo listo. Cinco bandidos se abalanzaron contra el. Fue muy mala idea a juzgar por esas cabezas voladoras, pero igualmente, estaba atrapado alli hasta que le acercaran un caballo.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Un paseo hasta la guarnición   

Volver arriba Ir abajo
 
Un paseo hasta la guarnición
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Isílnaren - Rol medieval fantástico :: ~Facción Norte~ :: Bosque Helado-
Cambiar a: